En el marco de la Estrategia Nacional para Restaurar Áreas Incendiadas, el Ministerio de Ambiente de Jujuy, junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), filial Jujuy, realizó una plantación de árboles nativos en una zona de bosques ubicadas en la región de Vinalito, departamento de Santa Bárbara.

El objetivo es restaurar áreas afectadas por incendios que sucedieron entre 2009 y 2013, a través de la plantación de 10.000 a 12.000 árboles de especies nativas. Se trató de incendios de origen antrópico, probablemente por descuidos en el uso del fuego en las épocas secas del año.

La experiencia de plantación de especies de cedro, lapacho, afata, tipa blanca, tipa colorada, pacará, se inscribe en el contexto de una prueba piloto de reforestación de cuatro áreas afectadas, por medio de la cual se evaluarán técnicas de restauración y regeneración, sistemas de monitoreo, mantenimiento de los sitios, etc.

Ezequiel Balducci, responsable del grupo de investigaciones forestales de la Estación Experimental Agropecuaria del INTA de Yuto, indicó que “vamos a instalar en cada uno de los sitios diez hectáreas a modo de parcelas experimentales para ensayar distintas estrategias de restauración o recomposición del bosque”.

El ingeniero forestal detalló más precisamente que se trata de sitios ubicados en la selva pedemontana de Yungas, donde se iniciaron las plantaciones a modo de enriquecimiento en fajas que se abrieron en el bosque. En concreto, explicó que la experiencia sirve para evaluar cómo reaccionan los bosques en ciertas condiciones, y para ver cuál sería la técnica más eficiente para restaurarlos.

El proyecto consiste en evaluar distintas técnicas de restauración, por un lado, la plantación que estamos haciendo hoy y en otro caso lo que vamos a evaluar es el manejo de la regeneración y el rebrote natural que viene en el bosque después del incendio”, concluyó el especialista.