El esqueleto figura entre las colecciones del Museo de La Plata bajo número de inventario 1786. Su restitución fue aprobada en junio por el Programa Nacional de Restitución de Restos Humanos del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

Ahora se espera la aprobación de su devolución por parte de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), para que Michel pueda ser entregado a la comunidad Millanahuel de Santa Cruz, que espera concretar su enterramiento según los rituales de su pueblo.

Michel pertenecía a la tribu de Calachú y fue muerto en 1888 por un miembro de una expedición del museo, en Corpen Aiken, sobre el Río Chico, territorio de Santa Cruz, según indica el catálogo del Museo, elaborado por el antropólogo Fernando Miguel Pepe, impulsor de las restituciones a los pueblos originarios.

La historia de Michel consta en un libro de la expedición que encabezó Santiago Pozzi en 1897-1898 por el sur argentino, donde narra que Michel fue acusado de robar un poncho y asesinado por un miembro de la expedición del Museo de La Plata de un disparo.

Michel tenía la cara pintada con ocre y encima un triángulo negro, según el relato de Pozzi, que detalló que la comunidad reclamó el cuerpo, que fue devuelto por los miembros de la expedición y la comunidad lo enterró con sus ceremonias tradicionales.

Diez años después, Pozzi regresó al lugar de enterramiento que había señalado, saqueó la tumba y exhibió el cuerpo en las vitrinas del Museo platense, por esos entendemos que ésta será la segunda restitución de Michel a su comunidad, y la definitiva“, explicó Pepe a Télam.

El antropólogo aseguró que “nos dio mucha fuerza la última restitución, en octubre, del cacique Polvareda, y tanto el cacique Qom Darío Pereyra como la defensora de los derechos humanos Cintia Chavez nos impulsaron a seguir realizando restituciones ya que ellos potenciaron nuestro trabajo realizando una restitución que pasará a la historia por lo emotiva y convocante“.