Restos óseos de yaganes que fueron exhibidos en el Museo de La Plata hasta el 2006 están cada vez más cerca de ser restiuídos a la comunidad Yagán Bahía Mejillones, que con 50 integrantes quiere que se haga justicia y que estos miembros ancestrales de su pueblo vuelven a su tierra.

Desde el 2008 la comunidad chilena yagán Bahía Mejillones reclama los restos de cinco integrantes de su pueblo, uno de ellos indentificado como Maish Kenzies, cuyo esqueleto fue exhibido en  las vitrinas del Museo de La Plata, constituyendo un acto humillante e inhumano.

Este yagán, como todos los de esta etnia, fue tomado prisionero en 1886 en Ushuaia, estuvo encerrado dos años y a las 22 años murió de tuberculosis, como para los hombres blancos estos indígenas eran considerados objetos y no personas, fue descarnado y su esqueleto remitido al Museo de La Plata.

Recién en el año 2006 el colectivo GUIAS advirtió el hecho, lo denunció y logró que fuera sacado de la vitrina. A partir de 2008, la pequeña comunidad Bahía Magallanes, enterados de la suerte que habían corrido sus antepasados, comenzaron su reclamo restituyente, que fue acompañado por el antropólogo Fernando Pepe, quien inició los trámites ante cancillería.

“Actualmente es la directora del Museo, Silvia Ametrano, quien está cerrando el proceso de restitución, en contacto directo con autoridades chilenas y el director del museo de Bahía Mejillones, quien tiene estrecho lazo con la comunidad. La restitución cuenta con el apoyo de la comunidad Yagán ‘Paiakaiola’ de Tierra del Fuego, lo que nos asegura una pronta resolución de esta esperada reparación histórica a los pueblos más australes del mundo”, comentó el antropólogo. El pedido de restitución también es apoyado por la comunidad de descendientes de yaganes de Tierra del Fuego.

La historia Maish Kenzies demuestra hasta qué punto el hombre blanco fue responsable de la desaparición de estos pueblos australes, que debieron acostumbrase a su presencia en un entorno en donde hasta su llegada reinaba la paz y la armonía entre los hombres y la naturaleza.