Por Matilde Moyano

Basada en hechos reales, la película trata sobre un abogado de un importante estudio de Estados Unidos, quien descubre que la empresa química DuPont es la causante de la contaminación del agua en un pueblo de Virginia, a partir de los efluentes industriales del desarrollo de PFOA o C8, más conocido como teflón.

Cientos de casos de cáncer de testículo, de tiroide, malformaciones en niños y abortos espontáneos en trabajadoras de la planta son algunas de las consecuencias de la irresponsabilidad de esa empresa cuya culpabilidad se logró demostrar luego de muchos años de trabajo. Se trata de algo similar a la lucha que existe en nuestro país para que las autoridades tomen medidas ante la contaminación con agroquímicos como el glifosato principalmente en los “pueblos fumigados“, ocasionada por empresas como Bayer/Monsanto (DuPont también está presente en Argentina).

“La verdad es que a mí me impactó mucho el final, que empieza con una frase que es cuidarnos nosotros, y que estamos solos, en un sentido filósofico. Ese mundo excede al mundo del agua, porque en cuántas cosas nos defendemos nosotros. Y específicamente hablando de la película y de la contaminación del agua, del PFOA, queda esta sensación de que esto ya se sabía y sin embargo sigue para adelante”, expresó el Ingeniero José Manuel Pano, representante de ALADYR, dando comienzo al debate con la idea de que debemos “hacernos cargo”, algo que remite a la economía circular: “La economía lineal siempre fue ‘uso y tiro, uso y tiro’, y hoy lo que trae la economía circular es ‘uso y vuelvo a usar’, no solo desde el punto de vista de gestión inteligente de recursos, si no también desde el punto de vista de evitar contaminación”, indicó.

Por su parte, el Ingeniero Alejandro Sturniolo, Director y Vicepresidente de ALADYR, Vicepresidente de la Asociación Internacional de Desalinización (IDA), y también uno de los fundadores de Fluence, empresa dedicada al tratamiento descentralizado de aguas, efluentes y reúso, se refirió al efecto mariposa, que “no es solamente parte de una película de ciencia ficción, el principio de acción y reacción, mezclado con la reacción en cadena hace que las cosas pasen, por ejemplo en Brasil los fertilizantes hacen que hoy el sargazo en el Caribe arruine todas las playas”.

Sturniolo mencionó que el PFOA es solo una de las cinco mil sustancias de ese tipo que originó solo una película, “¿Hace falta que pase para ver qué pasa con el resto? No, ya sabemos que sustancias no naturales adentro del ser humano pueden causar mutaciones y enfermedades de diferente índole”, expresó y se animó a asegurar que “el agua dejó de ser potable hace muchísimos años”, en referencia a los microplásticos, citando el estudio que develó que el ser humano ingiere por semana unos cinco gramos de plástico, una cantidad equivalente a una tarjeta de crédito.

Asimismo, aclaró que “la idea es tener un balance entre lo industrial y lo ecológico, yo no soy de los que cree que hay que parar todo. Estoy cien por ciento seguro de que la tecnología nos ha ayudado”. Y todo indica que la clave es el desarrollo sostenible: No podemos vivir sin desarrollo. Hay una frase que dice que un contaminante es un recurso puesto en un lugar equivocado”, manifestó Pano.

aladyr

El Congreso Anual del Agua buscará difundir las fuentes no convencionales de agua. Las dos más conocidas son el rehúso de efluentes y la desalinización de agua de mar, que consiste en “un proceso que se llama osmosis inversa, con una membrana semipermeable a la que se le aplica presión, pasa el agua pero las sales se quedan retenidas, también se realiza un proceso de desinfección, para eliminar cualquier tipo de microorganismo del mar, que hay que asegurar que no se quede en el agua, según explicó el Ingeniero Emiliano Ferrari de Fluence en diálogo con El Federal, quien comentó queacá en Argentina no es tan conocido, por eso fue un boom la cerveza ‘Atlántica(elaborada por Antares con agua de mar de Mar del Plata) porque la gente no sabía que podías tomar agua de mar, pero por ejemplo en el norte de Chile y en un montón de lugares del mundo toman agua de mar en las ciudades”.

Por su parte, Diego Ortuña, Analista de Comunicación de ALADYR, nos brindó ejemplos de países o casos en los que se aplica esta tecnología: “Israel se abastece casi en su totalidad con agua desalinizada, ya que no tienen acceso a cuerpos de agua dulce naturales, entonces dependen prácticamente de la desalinización”, también “todos los países árabes son punta en este tipo de tecnología” y “en la Estación Espacial Internacional desde hace más de diez años están reutilizando sus efluentes, también recuperan agua del combustible quemado”, tal vez el ejemplo más extremo de la economía circular aplicada al agua.

El Congreso Anual del Agua, que se celebrará en el Hotel Grand Brizo (Cerrito 180, Ciudad de Buenos Aires) fue declarado de interés por la Secretaría de Turismo de la Nación y del Ente de Turismo de la Ciudad. Serán dos jornadas en las que expertos abordarán la situación del agua en cuanto a calidad, normativa, estadísticas e impacto en la salud; la explotación minera y sus desafíos hídricos; la desalación y la reutilización en distintos sectores productivos (agricultura, energético, industrial) y a escala municipal; el uso sostenible del Acuífero Guaraní; nuevas tecnologías; tendencias para el rubro de bebidas y alimentos.

Foto 1: Matilde Moyano
Foto 2: Aladyr