La premio nóbel de la Paz y líder de pueblos originarios Rigoberta Menchú visitó la comunidad Qom “La Primavera” (Formosa) para comprobar “la calidad de vida de los hermanos originarios”, especialmente si tienen buen acceso al agua potable. Félix Diaz, miembro de la comunidad y recientemente elegido Presidente del Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas de la República Argentina aseguró sentirse confiado que a partir de la visita de Rigoberta se podrá visualizar las problemas que padece la comunidad Qom en Formosa.

Rigoberta Menchú es miembro del grupo Maya Quiché, defensora de los derechos humanos, embajadora de Buena Voluntad de la Unesco, ganadora del Premio Nóbel de la Paz en 1992 y Premio Príncipe de Asturias de la Cooperación Internacional, 1998. Su figura está indiscutiblemente ligada a la defensa de los pueblos originarios. Su principal preocupación en estos años es asegurar el acceso a agua potable a las comunidades postergadas de nuestra América.

Invitada por la Fundación Democracia Internacional, luego de su visita a Formosa, dará una charla en Rosario sobre la problemática del agua en el mundo originario. “Al margen de la agenda de derechos humanos y trata de personas hay derechos específicos como es el agua y eso es lo que vamos a ver en Formosa, la calidad de vida de los hermanos originarios”, expresó a la prensa la Premio Nobel de la Paz 

Rigoberta exigió que “las comunidades originarias sean los protagonistas de las transformaciones en los Estados del mundo a partir de que pegamos un grito al cielo en la Unión Europea después de que analizamos algunos proyectos de ellos en Rosario hace 24 años, descubrimos que no estaban bien, que el agua estaba contaminada. Por el grito que pegamos en el cielo, cambió la visión de la Unión Europea sobre los programas con los pueblos indígenas, eso es lo que siempre le pedimos a los gobiernos, que dejen de discriminarnos”, sostuvo Menchú.

Féliz Diaz, anfitrión y flamante Presidente del Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas de la República Argentina, expresó su alegría por la visita de la hermana guatemalteca y subrayó: “A partir de su visita, el gobierno provincial de Gildo Insfrán debe mirar a los indígenas como sujetos de derechos, y no como objetos, nosotros tenemos derechos y también la libertad de exigir nuestras propias políticas, confiamos que se va a dar ese cambio con esta visita”