Los gobernadores de La Pampa, Carlos Verna y su par de Mendoza, Alfredo Cornejo no llegaron a un acuerdo en la conciliación que ordenó la Corte Suprema, ambos mandatarios no pudieron consensuar sobre la cota que permita a la provincia pampeana recuperar agua para su región noroeste, seriamente afectada por la desertificación que provocó el corte del cauce que realizó Mendoza desde hace varias décadas.

Mendoza no tiene verdadera intención de acordar”, destacó el secretario de Recursos Hídricos de La Pampa, Javier Schlegel. Asimismo rechazó las obras de trasvase de agua que Mendoza pretende hacer del río Grande y que afectarían a La Pampa. “La obra de trasvase no tiene precedentes en el país, con costos estrafalarios y tiempos de realización excesivos,  es una maniobra de Mendoza para ganar tiempo y no hablar del río Atuel, para hacer el trasvase necesita la autorización de Río Negro, Buenos Aires y Neuquén”, sostuvo el funcionario.

Una de las soluciones que presentó Mendoza es hacer 25 pozos para inyectar ese agua de perforación al Atuel y de esta manera asegurarle a La Pampa un cauce que permita recuperar su ecosistema, idea que es rechazada por esta provincia. “La Pampa no quiere agua de perforación en el cauce del Atuel, que es agua que proviene de la alta montaña, de calidad apta. Si desean hacer esas perforaciones y utilizarlas ellos y darnos a nosotros el agua equivalente del cauce del río aguas arriba, eso sí sería adecuado. El costo de la energía en ese caso debería ser solventado por Mendoza”, explicó Schlegel.

El plan de obra que Mendoza planteó demandará doce años y no se especifica quién asumirá los costos de las perforaciones.

La Pampa y Mendoza mantienen una disputa por las aguas del río Atuel desde la segunda mitad del siglo pasado, cuando la segunda construyó un embalse y cortó el cauce del río, provocando la desertificación aguas abajo. En el año 2017 la Corte Suprema de Justicia ordenó a ambas provincias a sentarse y pensar en un programa de obras que le permita fundamentalmente a La Pampa recobrar un caudal para devolverle humedad a sus tierras del noroeste.