Mientras las áreas protegidas naturales y culturales, provinciales y municipales tienen en general un valor declarativo, la Reserva Hídrica Natural Municipal comienza a dar los primeros pasos estratégicos para su perdurabilidad y puesta en valor social.

Este jueves, Río Ceballos asistió a la presentación de una de las estrategias que el Municipio está llevando a cabo en el marco de una política pública que planifica el desarrollo para garantizar el patrimonio natural a las futuras generaciones. Se trata de los avances y proyectos en relación con la gestión de la Reserva Los Manantiales, que desde este año cuenta con un respaldo jurídico específico a través de la Ordenanza 2094/14
 
Así, en los últimos meses se puesto en marcha el Consejo de Gestión de la Reserva, conformado por representantes del Ejecutivo Municipal y de organizaciones de la sociedad civil. El día jueves, sus integrantes – la Asociación Civil Los Manantiales, los Bomberos Voluntarios, Defensa Civil, la Cooperativa de Obras y Servicios Río Ceballos, y el Centro Vecinal de barrio Agua del Peñón, el Secretario de Planeamiento y Desarrollo Urbano y los Directores de Ambiente, Obras Privadas, Planificación Urbana y Turismo- brindarán detalles sobre su funcionamiento a tres meses de trabajo como miembros plenarios del primer Consejo de Gestión participativo de un área protegida de la provincia de Córdoba.

Además, se anunciará la incorporación del guardaparque principal, gracias a la creación de una Contribución especial, que garantizará un presupuesto específico para el año 2015 y permitirá el desarrollo de ésta y otras acciones indispensables para cumplir con los objetivos de la Reserva. También se establecieron aspectos fundamentales como la conformación de un Consejo de Gestión Participativo; zonificación y usos del suelo específicos por zona; criterios de extensión para las redes de servicios y rRegulación para edificaciones a partir de un Código de Arquitectura Sustentable, entre otros.

 ¿Por qué resulta clave la Reserva?

Porque el área destinada a la Reserva (1000 ha aprox.) se corresponde con una cuenca hídrica. Una cuenca es una unidad territorial en la cual el agua de lluvia se reúne y escurre a su punto más bajo, un arroyo o lago. En las cuencas están las principales fuentes de agua dulce: vertientes, cursos de agua, agua subterránea, etc.

Porque el bosque nativo de la Reserva nos provee de un servicio ambiental fundamental para nuestra calidad de vida: regulando la cantidad y calidad de agua disponible en toda la cuenca del Arroyo Mal Paso y parte del Arroyo Isquitipe (o Río Ceballos). En complemento con la cuenca hídrica del embalse La Quebrada, son nuestras fuentes principales de agua para este Municipio.

Porque la existencia de bosque previene graves problemas de erosión y deslizamiento de suelo, desmoronamientos e inundaciones, dentro de la cuenca del Mal Paso y aguas abajo de la misma. (Centro y sur de Río Ceballos, Unquillo y otras localidades hacia el sur.)

Porque el Arroyo Mal Paso y sus alrededores, sumado a Las Pisaditas, constituyen el patrimonio natural y cultural de la comunidad de Río Ceballos y posee un gran potencial como recurso eco-turístico.

Porque la Reserva y sus bienes naturales; suelo, bosque, agua, fauna, forman parte de nuestra identidad y paisaje serrano.  
 
¿Cómo se elaboró este proyecto?

Por iniciativa de un grupo de vecinos de Barrio Los Manantiales, en el año 2008 es creada la Reserva Hídrica Natural Lo Manantiales (Ordenanza Nº 1666/08). Este grupo de vecinos y la Asociación Civil Los Manantiales han sostenido actividades que apuntan a elaborar el Plan de Manejo de la misma, en trabajo conjunto con las diversas gestiones municipales. Entre ellas, podemos mencionar talleres de Zonificación de la Reserva con técnicos y vecinos y el Taller abierto de elaboración de cartelería nominativa.

Para la elaboración del proyecto de Ordenanza Nº 2094/14 se realizó un Taller de Planificación en Octubre 2013, donde participaron representantes de diversas instituciones y vecinos de Río Ceballos. Además, científicos, académicos, docentes y otros profesionales han aportado en puntos específicos del Proyecto de Ordenanza aprobado. Este proceso es un importante antecedente de participación comunitaria en la construcción de política pública.