Por Leandro Vesco / Fuente: Télam / Fotos: Marcelo Arias y Municipio de Río Grande

Río Grande, separada del continente por el Estrecho de Magallanes, está situada sobre la costa noreste de Tierra del Fuego, a orillas del mar Argentino, donde desemboca el río del que recibe su nombre. Allí se fueron instalando fábricas nacionales e internacionales, y el flujo de emprendedores y trabajadores desplazándose por la Patagonia, fortaleció el desarrollo en el campo turístico.

Antes del confín del mundo, esta ciudad tiene un encanto particular, se respira en sus desoladas costas el aroma de gestas, epopeyas e historias de navegantes de todo el mundo. Actualmente la ciudad cuenta con 90.000 habitantes y está conformada por anchas avenidas, galpones industriales, viviendas y construcciones de la antigua Misión Salesiana de fines del siglo XIX. En el Casco Viejo de la ciudad, predominan las casas de madera, pintadas con mucho colorido y techos de chapa.

En Río Grande es posible hallar naturaleza virgen, observando lugares que la mano del hombre no ha deteriorado: están las llanuras de la estepa fueguina, que se caracteriza por sus pastizales graminosos y la ausencia de árboles, siendo muy común ver tropillas de guanacos australes. Es característica la pesca deportiva, que incluye la práctica del fly cast, spinning y mosca. El salmón encerrado, la trucha arco iris, la marrón o europea y la de arroyo o salmonada, habitan en ríos, arroyos y lagos próximos a Río Grande.

Además, esta ciudad es sede en diciembre de la “Fiesta Provincial del Róbalo”, una especie muy valorada por los pescadores; y desde 2003, “Capital de la Pesca Deportiva de la Trucha”, que en noviembre atrae a aficionados de todas partes. En esta zona se pueden llegar a pescar ejemplares de hasta 15 kilos y en cercanías de la ciudad se hallan afamados lodges de pesca para visitantes de todo el mundo.

Entre las festividades que se celebran en Río Grande, se cuentan: la Fiesta del Ovejero (marzo); la Vuelta a la Tierra del Fuego, carrera de motos y cuatriciclos que une esta ciudad con Ushuaia (abril); el Gran Premio de la Hermandad Argentino-Chilena, rally internacional que une Río Grande con la localidad chilena de Porvenir (agosto); Festival de Aves (octubre); Fiesta de la Tradición, Fiesta de la Candelaria y Raid Náutico desde Lago Blanco por el río Grande (noviembre).

A 14 km de la ciudad, sobre la ruta nacional 3, está situada la Misión Salesiana de Don Bosco, un complejo religioso e histórico, de grandes dimensiones y todo pintado de blanco, que cuenta con escuela agrotécnica, vivero, museo, capilla, enormes galpones y escuela de equitación.

A la Misión concurren jóvenes de toda la Patagonia que aprenden a elaborar distintos productos como dulces y quesos, que luego se comercializan a nivel regional, colaborando con el sustento de este complejo.  El Museo Histórico y de Ciencias Naturales “Monseñor José Fagnano”, abarca tres edificios y en una de sus salas se pueden ver reproducidas las chozas de las tribus Selk’nam.

Para llegar desde el continente, se toma la ruta nacional 3 que desemboca en suelo chileno, lo que requiere realizar el correspondiente trámite aduanero; tras esto se hace el cruce por vía marítima sobre el Estrecho de Magallanes que une a la provincia de Santa Cruz con la isla de Tierra del Fuego, territorio de leyendas y mitos. Antes del fin del mundo, Río Grande nos prepara para la última morada humana, allí donde el cielo huele a finisterre.