“La idea es lograr un mejoramiento genético y la cepa Argentina que cumpla los requisitos del clima y tenga características propias“, indicó hoy la asistente de planificación regional del INTA Patagonia Norte, Mariana Amorosi.

La ley nacional 27.350 autoriza el uso de cannabis medicinal solo para pacientes con epilepsia refractaria, dejando al margen otras patologías para las que se emplea el cannabis en otros países como fibromialgia, alzheimer, diabetes, síndrome de Tourette, neurofibromatosis, trastornos del espectro autista, parkinson, artritis y artrosis, entre otras.

El proyecto propone invitar a participar a la Facultad de Medicina y universidades nacionales, además de ONGs “que vienen trabajando desde hace tiempo atendiendo las demandas de los pacientes, ayudando a los médicos con capacitaciones y participando de congresos en el exterior“, destacó la integrante del Inta.

El INTA traerá dos cepas de Colombia y otra del Estado de Colorado, Estados Unidos, para que sean cultivadas en invernaderos, masetas y al aire libre, como parte del trabajo que comenzará en 2020.

La Argentina no cuenta con un cultivo propio para que las instituciones públicas puedan investigar, por eso la idea también es realizar un banco de semillas.

El próximo 22 de noviembre se realizará en el Centro Cultural de Cipolletti la presentación del proyecto y podrán estar presentes instituciones gubernamentales, no gubernamentales, médicas, científicas y académicas para elaborar un plan de acción y de investigación.