Río Negro al igual que Buenos Aires reclama a La Pampa que cierre el “Tapón de Alonso”, que es un terraplen que regula el paso de aguas saladas de la Laguna La Amarga, La Pampa lo mantiene abierto permitiendo que una enorme masa de agua salina ingrese al Río Colorado.

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, preocupado por el complejo tema hídrico que esto representa declaró a la prensa: “Esta desición de La Pampa de dejar llegar aguas salinas al rio Colorado nos perjudica enormemente. A la salinidad que habitualmente posee el rio Colorado se suma una salinidad extra como consecuencia del mal manejo de ese cauce de agua pampeano. El ingreso de agua salada a nuestro provincia es muy complejo y no sólo perjudica desde lo urbano a la ciudad de Río Colorado, sino que también los valles irrigados con agua de ese río con tanta sal afectaría seriamente la producción de pera y manzana

El denominado “Tapón de Alonso” se ha tornado en un bandera de batalla para el gobierno pampeano que tiene de rehén en este caso a las provincias de Buenos Aires y Río Negro, lo que La Pampa pretende es que se conforme de una vez por todas el Comité de la cuenca Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó, que es la mayor de nuestro país en donde intervienen Mendoza, La Pampa, La Rioja, San Juan, Buenos Aires, San Luis, Neuquén y Río Negro. En 1941 Mendoza –y aquí está el quid de la cuestión- construyó el dique “El Nihuil” desvió las aguas del Rio Atuel hacia esta cuenca, provocando la desertificación del noroeste pampeano. Con la creación de este Comité de Cuencia, Mendoza debería consensuar con La Pampa y todas las provincias intervinientes el manejo del Rio Atuel.

“El Tapón de Alonso”, al igual que con el Río Colorado, también deja ingresar agua salada a la Provincia de Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal llevó su reclamo a la Corte Suprema, exigiendo que La Pampa cierre el Tapón y que además, se creé el Comité de Cuenca.

Los tiempos judiciales no son los mismos que los tiempos humanos. Por eso, desde Río Negro quieren que en forma inmediata la La Pampa cierre ese terraplén porque el ingreso de agua salada al río Colorado sería crucial para la provincia patagónica, en este sentido Werentilneck expresó: “Quiero ser claro: seremos una provincia agrícola, siempre y cuando cuidemos nuestros valles y nuestros ríos. La actitud de La Pampa llevaría a la salinización del río Colorado a un límite insostenible. Río Negro también acudirá a la Corte Suprema para que La Pampa cese esa actitud”