Un pichón de cóndor nacido en la localidad Sierra Paileman, Provincia de Río Negro, debió ser rescatado de urgencia tras caer de su nido. Fue hallado al pie de la sierra, custodiado por sus padres.

Técnicos del Programa de Conservación del Cóndor Andino (PCCA) comprobaron que tenía una pata quebrada, lograron rescatarlo y lo trasladaron a Buenos Aires para su rehabilitación, junto a las direcciones de Fauna de Río Negro y Chubut, desde Sierra Pailemán a las instalaciones de Ecoparque porteño.

Desde el PCCA informaron que el pichón ya estaba practicando sus primeros vuelos en el filo de la sierra y evidentemente el fuerte viento y su inexperiencia de vuelo le jugaron una mala pasada.

El cóndor es honrado por los pueblos originarios de Sudamérica, quienes lo consideran un nexo sagrado entre los hombres y el cosmos.

El cóndor es el ave no marina más grande del planeta, no tiene subespecies, su nombre proviene del quechua Kuntur. Es un ave grande, con plumas negras y blancas. A diferencia con la mayor parte de las aves de su estilo, el macho es más grande que la hembra. Se alimenta de animales muertos, y aquí es cuando encuentra muchas veces la muerte, por comer animales que han sido cazados y que llevan adentro los perdigones de plomo de las balas, lo que envenena su sangre.