La idea general del proyecto es que el cultivo se realice en el predio del INTA, en Guerrico, en el Alto Valle rionegrino, y la extracción con un método estandarizado.

Un encuentro, encabezado por la gobernadora Arabela Carreras, diagramó el trabajo en conjunto para que el Ejecutivo provincial se sume a este proyecto que están desarrollando desde el INTA con la asociación sin fines de lucro Ciencia Sativa.

“El principal punto aquí es la decisión del Gobierno provincial de ponderar este producto como política de salud, y nosotros estamos dispuestos a apoyar y trabajar para que el producto llegue a la mayor cantidad de pacientes posibles”, subrayó la gerente general de la empresa rionegrina Profrarse (Productora Farmacéutica S.E), Marné Livigni.

El legislador del oficialismo provincial, Lucas Pica, partidario del uso del cannabis medicinal dijo que estamos en la antesala de un gran cambio de paradigma ya que el cannabis medicinal es la esperanza para muchos y esto gracias a la decisión política del Gobierno nacional, acompañada por el Gobierno provincial”.

“La provincia se está preparando para lo que se viene, y es por esto que desde la Legislatura acompañan con leyes y reglamentaciones para los tiempos que se vienen”, remarcó el funcionario.

De la reunión participaron, también, el ministro de Producción y Agroindustria de Río Negro, Carlos Banacloy; y el secretario de Fruticultura, Facundo Fernández.