Una ordenanza busca implementar en Rosario un sello de calidad agroecológica para alentar la producción, comercialización y consumo de productos cultivados mediante procedimientos de agricultura orgánica. Los productores u organizaciones que lo implementen tendrán preferencia en las compras realizadas por la municipalidad, sus organismos descentralizados y/o empresas concesionarias.

También tendrán prioridad para la participación en ferias, mercados locales o eventos de carácter institucional y difusión en medios oficiales de la marca de calidad agroecológica a crearse, para generar conciencia en los consumidores de los beneficios de consumir estos productos.

El proyecto consiste en crear el Sistema de Garantía Participativa de Productos Agroecológicos, con el objetivo de impulsar el desarrollo de sistemas de producción agroecológica mediante la regulación de sus procesos de producción, distribución y comercialización.

Además, tiene como propósito brindar confianza al consumidor respecto a la calidad de los productos que consume, garantizando que son alimentos producidos con métodos respetuosos con el medio ambiente, bajo principios de equidad y justicia social.

La ordenanza fue presentada en el Concejo por la legisladora socialista Verónica Irizar. La iniciativa sería de aplicación voluntaria por toda persona física o jurídica que realice todo tipo producciones de bienes y/o servicios agropecuarios en forma extensiva, semiextensiva o intensiva, y cuyos establecimientos productivos se encuentren radicados en la ciudad de Rosario.

La legisladora expresó a medios locales que “tenemos el desafío colectivo de dar espacio a nuevas prácticas que garanticen el cuidado del medio ambiente, la inclusión social y que promuevan el consumo responsable de los ciudadanos”, a la vez que agregó que “es prioritario garantizar la calidad de los alimentos que se producen y consumen en la ciudad de manera que resulten sin riegos para la salud, libres de contaminantes físicos, químicos y biológicos”.

Rosario es pionera en la implementación de los sistemas de producción agroecológica con el Programa de Agricultura Urbana, que transitó un proceso de construcción conjunta, con varias idas y vueltas, con los productores, recuperando tierras, con talleres de capacitación, insumos, herramientas, creando un banco de semillas, acercando los productores a los consumidores en ferias distribuidas en toda la ciudad.