Las cinchadas consisten en atar dos carros por la parte trasera y luego incitar a dos caballos para que tiren en sentido contrario. Con esta práctica, los caballos “terminan casi muertos o directamente fallecen por el maltrato que sufren“, indicó un vecino.

La denuncia fue realizada por vecinos del barrio Nuevo Alberdi, quienes llamaron a la policía para alertar sobre un grupo de personas que realizaban una cinchada de caballos en el extremo noroeste de Rosario, informó la Secretaría de Control y Convivencia de la municipalidad.

Según las denuncias que recibe la Municipalidad de Rosario, los animales son picaneados y drogados.

Los vecinos aseguraron que ese tipo de actividades son habituales e incluyen apuestas clandestinas. Del operativo participaron cinco patrulleros con efectivos de la Policía Comunitaria, quienes detuvieron a 13 personas y secuestraron algunos caballos.

La secretaria de Control y Convivencia Ciudadana de Rosario, Carolina Labayrú, aseguró en su cuenta Twitter que los caballos fueron retenidos por el municipio.