El objetivo es reducir el impacto de los materiales contaminantes en el medio ambiente. La idea proviene de una iniciativa global que llegó a Rosario para visibilizar prácticas tan extendidas como nocivas para el medio ambiente.

“Los alimentos a los que hacemos referencia tienen un envase ecológico, biodegradable, sustentable y hasta muchas veces comestibles que es la cáscara”, destacó Luz Olazagoitía autora de esta iniciativa ecológica y concejal del municipio en cuestión.

La norma en concreto prohíbe el uso de envoltorios plásticos (film y bandeja plástica) en todas las frutas, verduras y hortalizas cuya cáscara actúe como protección natural, en comercios y supermercados de la ciudad con el objetivo de reducir la generación de plásticos de un solo uso de formas innecesarias.

Además, la ordenanza también prevé sanciones ante el incumplimiento de la norma, que según indican, serán llevadas a cabo por la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, a través de la Dirección General de Inspección de Comercio e Industria y la Secretaría de Gobierno a través de la Dirección General de Tribunal de Faltas, quienes se ocuparán respectivamente de la fiscalización, juzgamiento y, de corresponder, aplicación de sanciones.

“Los residuos del río Paraná, el 90% son plásticos y en la zona que comprende a nuestra ciudad se detectaron presencias alarmantes de microplásticos, mesoplásticos y microplásticos”, aseguró Olazagoitía.