Ubicado a los pies de los Andes, a más de 3.500 metros de altura, Tolar Grande es el último pueblo en Salta antes de la frontera con Chile. Allí, el Instituto de Astronomía Teórica y Experimental (Iate) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) junto a un consorcio internacional construyen el Centro Astronómico Macón.

Se trata de un conjunto de observatorios que serán los que estarán a mayor altura en todo el país. Un complejo que comienza a formar parte del mapa científico internacional a fuerza de aportes y colaboraciones que siguen expandiendo las fronteras de la astronomía.

Entre 2003 y 2009, científicos del IATE y del Observatorio Astronómico de Córdoba (OAC) de la UNC estudiaron las condiciones y la calidad del cielo de Tolar Grande. Determinaron que reunía las óptimas condiciones para la astronomía observacional: el cielo está despejado más del 93% de las noches del año y carece de contaminación lumínica gracias a la distancia que lo separa de grandes urbes.

En el proceso de construir el Centro Astronómico Macón (CAM), la primera tarea de los astrónomos fue solicitar permiso a los habitantes para instalar la base de observaciones en el cerro Macón, lugar sagrado de las comunidades originarias del lugar.

Cuando finalicen los trabajos, un conjunto de domos resguardarán los telescopios con los cuales se recabarán datos para proyectos científicos internacionales como Toros (junto a la Universidad de Texas Brownsville, Estados Unidos), Abras (en cooperación con el Instituto de Astronomía, Geodesia y Ciencias de la Atmósfera – USP, Brasil), e Ison (junto al Instituto Keldysh de Matemática Aplicada de la Academia Rusa de Ciencias, la Conae y el gobierno de Salta). Ver nota relacionada “Instalarán un telescopio robótico en Salta”.

Actualmente, el único que está en pie es el domo para Abras. El CAM está a 4.650 metros sobre el nivel del mar. No se lo ve desde el pueblo porque se levanta en la ladera contraria. Para llegar, es necesario recorrer 15 kilómetros de montaña.