Un estudio realizado en las aguas del río Arenales determinó niveles preocupantes de contaminación con metales pesados, una situación provocada por el vertedero San Javier, donde se depositan los residuos de la capital salteña. 

Se trata de una investigación preliminar que lleva adelante el fiscal penal 8, Federico Jovanovics. Técnicos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) tomaron muestras de agua en un sector anterior y en otro posterior a la planta de tratamiento de residuos.

El informe detalla la existencia de contaminación con metales pesados en el agua del río, tanto aguas arriba como aguas abajo del vertedero, situación que abrió ahora un panorama más amplio sobre los pasos a seguir para detectar el origen de la contaminación ambiental.

El estudio revela la existencia de nitritos, cobre y zinc, pero “lo llamativo es que para los valores de los dos primeros contaminantes, superan en seis veces los valores guía”, explicó el fiscal, quien develó que en cuanto al zinc, “se advierte una presencia que supera en más de diez veces más el valor establecido”.

Se tomaron como base los parámetros establecidos en la Ley Nacional 24051, a la cual la provincia de Salta está adherida. “En esta ley se determinan los valores aceptables de existencia de residuos peligrosos, entre sales y metales pesados”, explicó Jovanovics.

Los elementos detectados son sustancias altamente tóxicas para la vida acuática del río Arenales, por lo que la fiscalía deberá ahora profundizar la investigación en busca de obtener mayor cantidad de elementos.

La investigación se inició a partir de una denuncia realizada por concejales del Partido Obrero, quienes acusaron al actual y al anterior intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Sáenz y Miguel Isa, respectivamente.

También acusaron al secretario de Recursos Hídricos de la provincia, Alfredo Fuertes, y a Darío y Oscar García, directivos de la empresa Agrotécnica Fueguina Sacif, que gestiona el vertedero. Los denunciantes aseguraron que esa empresa, por “una gestión deliberada del relleno sanitario del vertedero, estaría contaminando el suelo y las aguas subterráneas, y el río Arenales con metales pesados provenientes de pilas, baterías y residuos industriales”.