El yaguareté (panthera onca), declarado Monumento Natural Nacional en 2001, se encuentra en peligro de extinción. En todo el territorio nacional quedan apenas más de 200 ejemplares de esta especie, los cuales se encuentran amenazados por la pérdida de su hábitat (selva y bosque), como consecuencia de la deforestación, el avance de la frontera agropecuaria, la caza ilegal o la caza indiscriminada de animales más pequeños (sus presas).

En favor de la conservación de esta especie, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta realizó una jornada en la que técnicos y guardaparques trabajaron en la identificación de las áreas en las que se presenta conflicto entre ganaderos y yaguareté.

Así, consensuaron los procedimientos ante ilícitos y dieron inicio al proyecto “Implementación de manejo del ganado bovino para la conservación del bosque nativo y el yaguareté”.

El trabajo se desarrolla en la Reserva Provincial Acambuco y lotes anexos. Se trata de una experiencia piloto en la implementación de prácticas alternativas para disminuir la depredación del yaguareté sobre el ganado vacuno. Con este fin, y para conocer el estado actual en el que se encuentran los bosques del área de trabajo, las poblaciones de la fauna silvestre y evaluar los efectos de las prácticas ganaderas a implementarse, se instalaron 20 cámaras trampa en distintos sectores.

El yaguareté actualmente ocupa menos del 5% de distribución original en nuestro país, en Salta se encuentra la población más numerosa de este felino en las selvas de montaña o Yungas de los departamentos de Orán, Tartagal, Iruya y Santa Victoria.

El yaguareté es una de las diez especies de felinos silvestres que habitan en la Argentina (además del puma, el yaguarundí, el ocelote, la tirica, el margay y los gatos huiña, andino, montés y del pajonal).