Los alumnos de la Escuela Secundaria Técnica N° 1 de San Andrés de Giles se pusieron manos a la obra. Un amigo que vive en el ámbito rural no tiene electricidad y para cargar su celular tenía que hacerlo cada quince días cuando volvía a la escuela. Esta realidad fue el disparador para que sus compañeros crearan una bicicleta que tiene la capacidad de generar hasta 30 horas de electricidad. El proyecto ganó un concurso canadiense, además de permitirle a su compañero poder estar comunicado.

La idea partió de un encuentro entre alumnos de la escuela técnica y de una rural, allí los primeros oyeron la historia de Juan, quien vive en el campo y no tiene luz. Esto no le permitía estar comunicado con sus amigos, cargaba el celular cuando iba a la escuela, cada quince días, Juan concurre a un CEPT, una escuela de alternancia. De allí surgió la idea de ayudarlo. Los alumnos de la escuela técnica pasaron a la acción directa y crearon BELU: Bicicleta Energía Limpia Universal.

La bicicleta es una de rodado 26 con una base que la hace fija. Al pedalear se activa un alternador que genera energía eléctrica que se acumula en un módulo. La ecuación es perfecta: si una persona pedalea una hora, ese modulo almacena energía para 30 horas de uso. Con esto se puede cargar un celular, pero también una lámpara.

“Queríamos hacer algo bueno para el medio ambiente”, comenta al diario La Nación Santiago Robles, uno de los alumnos que formó parte del proyecto. La bicicleta BELU ganó un concurso internacional, llamado “Cuidando nuestras cuencas“, que se originó en Canadá. La cuenca de San Antonio de Areco es la más cercana a los alumnos de San Andrés de Giles, la pregunta disparadora del concurso es: “Qué puedo hacer para mejorar la cuenca dónde vivo?”

Juan vive en el pueblo San Alberto, a diez kilómetros de Giles, donde nadie tiene luz. La bicicleta es una alternativa para que las familias rurales puedan contar con luz para iluminar sus casas y alimentar sus teléfonos para estar comunicados.