Fuente: Diario del Cuyo / Los Andes

La empresa minera Barrick Gold admitió ayer que el derrame detectado hace diez días en la mina de Veladero, en San Juan, fue estimado en “1.072 metros cúbicos” de solución cianurada, casi cinco veces más de lo que había informado tras las primeras mediciones.

Consultada la Barrick sobre esta nueva cantidad de vertido, explicó que la nueva información obedece a que el informe preliminar no informaba la cantidad de m3 derramados desde que comenzó la fuga de agua cianurada, sino que daba cuenta de la cantidad que se volcó desde que se detectó el incidente el domingo 13 de este mes. Cabe recordar que cuando se denunció el derrame en redes sociales se habló de 15.000 litros de agua y el informe preliminar presentado por la empresa hablaba de 224.000 litros de agua con cianuro.

En tanto, senadores de la comisión de Ambiente sesionaron ayer en San Juan para recabar informes sobre la situación y la opinión de los pobladores, mientras en Buenos Aires el fiscal federal Ramiro González dio curso a una segunda investigación contra funcionarios por el incidente minero.

La compañía que opera la mina informó que, de acuerdo a un nuevo informe técnico, tras el derrame, “el volumen total de solución asociada con la fuga ha sido estimado en 1.072 metros cúbicos”.

La empresa había asegurado la semana pasada que habían sido 224 metros cúbicos los que habían llegado a las aguas provinciales tras el derrame. No obstante, pese a que cuantificó ahora cerca de cinco veces más, aseguró que ese volumen “no ha generado un impacto para la salud de las personas”.

LAS FALLAS

La empresa también consignó que el derrame, detectado el domingo 13 de septiembre, “ocurrió debido a la falla de una válvula de venteo en una tubería de transporte de esa solución, que habría ocurrido aproximadamente a las 20 del sábado 12”, y destacó que “el sistema de adición de cianuro se encontraba detenido desde las 5.05 del domingo 13 y no volvió a ponerse en marcha desde entonces”.

La detención de ese sistema se produjo a raíz de la orden de la Justicia penal de Jáchal, que investiga el derrame, y dispuso suspender los trabajos con cianuro en la mina hasta que no cumplan con las medidas de seguridad que les exigieron.

Los apoderados de la firma canadiense confirmaron que “la solución llegó a uno de los canales de desvío de aguas (denominado Canal Norte), que cuenta con una compuerta de derivación a una pileta de emergencia”.

“Esta compuerta, que debió haber estado cerrada, se encontraba abierta por causas que aún se están investigando. Esto permitió el paso de la solución hacia el río Potrerillos”, afirmó la compañía.

El panorama que ahora se abre nos hace suponer que todos los miedos y reclamos que tenían los vecinos de la mina y las asociaciones de ambientalistas que daban cuenta que lo que ocurrió en la mina de El Veladero era un hecho muy grave de contaminación, la realidad les está dando la razón. Barrick Gold mintió en primera instancia, ¿estará diciendo todo la verdad o se guardará aún más detalles? La Justicia indenpendiente es la única solución para esclarecer este hecho.