Hace 15 años que el llamado “tren del vino” no funcionaba, este semana la línea San Martín de Trenes Argentinos Cargas y el Grupo Peñaflor reactivaron un desvío que la empresa vitivinícola tenía y de esta forma pudo desde lo profundo de San Juan salir una formación de diez vagones cargados de vino de mesa para la ciudad de Buenos Aires.

El Grupo Peñaflor es una de las empresas más grandes productoras de vino del país. Los vinos del grupo son los que se elijen en gran parte de las casas en el país, se trata de un vino popular. El desvío ferroviario que tenía sobre la línea San Martín, hacía 15 años que estaba suspendido. Con la reactivación del mismo, salió de Caucete la formación más grande de la historia con diez vagones cargados de vino que recorrieron 1218 kilómetros hasta la Ciudad de Buenos Aires.

La noticia es muy buena para San Juan porque con este tren nuevamente en marcha se bajan todos los costos de flete y las fuentes de trabajo se aseguran. Antes, el vino era llevado en camiones. El tren de esta forma muestra cuán útil puede ser para recuperar las economías regionales. Esta reactivación ferroviaria forma parte de un plan de renovación de 1600 kilómetros de vías que viene haciendo el Ministerio de Transporte.

“Es una gran satisfacción ver reactivado el tren de cargas de la Línea San Martín para que traslade nuestros vinos masivos desde Cuyo hasta Buenos Aires; hecho que potencia a la vitivinicultura y a las economías regionales. agradecemos a Trenes Argentinos por su vocación de mejora y el trabajo conjunto, porque en equipo es como se logran sortear los obstáculos que permiten el progreso. Especialmente quiero agradecer a su presidente Ezequiel Lemos, por el compromiso con las economías regionales y su desarrollo Una obra que sin duda suma muchísimo”, declaró a la prensa Martín Ramos del Grupo Peñaflor.