El eclipse total se repetirá recién dentro de 56 años en el extremo norte de la provincia, y dentro de 212 años en la capital.

Las localidades sanjuaninas en las que se podrá apreciar este fenómeno con nitidez son Bella Vista, Villa Nueva, Las Flores, San José de Jáchal, el norte de la ciudad de San Juan, Villa Mercedes, El Fiscal, Huaco, Mogna, Villa San Agustín, Las Tumanas, Chucuma, Marayes y Caucete.

El eclipse comenzará aproximadamente a las 16.25 y se extenderá hasta las 18.25 en el oeste argentino, mientras que en San Juan se iniciará a las 16.26 y finalizará entre las 17.30 y las 17.42.

La ministra de Turismo y Cultura de San Juan, Claudia Grynszpan, señaló que “en Bella Vista, a 180 kilómetros de la ciudad de San Juan, se dispuso un sitio privilegiado para la observación pública de este fenómeno“.

Grynszpan destacó que “el turismo astronómico se potencia cada vez más en San Juan, que cuenta con uno de los cielos más diáfanos de Argentina y un clima y una geografía privilegiada que le permite tener 300 días despejados al año“. Por ese motivo, siguió, “se instalaron varios observatorios para investigación que se transformaron en atractivos para el turismo astronómico“.

El Parque Nacional El Leoncito, en el sudoeste de la provincia, sobre los faldeos occidentales de la Sierra del Tontal, en Calingasta, a 2.250 metros de altura y a 34 kilómetros del pueblo de Barreal, contiene a dos de las estaciones abiertas al público: el Complejo Astronómico El Leoncito (Casleo) y el Observatorio Astronómico Carlos Ulrico Cesco.

El Casleo, al que se llega tras recorrer un camino custodiado por álamos y sauces, cuenta con un telescopio de 40 toneladas que funciona con dos espejos, uno de ellos de poco más de dos metros de diámetro.

En la cúpula, que alberga al Telescopio Astrográfico Doble, los turistas pueden ver una colección de fotografías del Cometa Halley, tomadas en 1986, y el Círculo Meridiano Automático, un instrumento único en Argentina y que permite observaciones especiales.

El Observatorio Félix Aguilar, un instituto de investigación dependiente de la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de San Juan, creado en 1953, es otra de las opciones salientes para los amantes del turismo astronómico.