El siniestro se ocasionó durante la madrugada de este martes, y consumió la totalidad del depósito de estos venenos ubicado en la barriada de Trinidad.

Los vecinos de las inmediaciones denunciaron que escucharon explosiones y que vieron volar tachos por el aire, además de una gruesa columna de humo, lo que generó pánico en la zona.

Algunos de los bomberos de las seis dotaciones que combatieron el fuego dijeron que “las llamas fueron de gran tamaño y la cantidad de calor fue extrema durante varias horas”, por lo que evacuaron la zona y cerca de las 5 de la mañana lograron dominar al siniestro, aunque se desconocen las causas”.

Dos bomberos fueron internados en el Servicio de Urgencias del Hospital Rawson de la capital, uno de ellos de 28 años, herido con golpes y fractura de húmero del brazo izquierdo, debido a que se cayó cuando cedió una estructura, pero está fuera de peligro. Otro bombero sufrió una intoxicación por inhalación de humo, pero fue atendido y dado de alta.

Esta mañana y por prevención el Ministerio de Educación “decidió suspender la actividad en tres escuelas cercanas al lugar”, que son los colegios Santo Tomás de Aquino, El Polivalente de Artes y Los Olivos.

El director de Protección Civil de San Juan, Alfredo Nardi, aseguró que “el humo que hoy vemos tiene las características de un incendio importante”, pero que “las llamas no cambiaron de color” y “no son de un humo negro y denso que se queda en el lugar que podría ser peligroso”.

No obstante el funcionario recomendó a los vecinos de la zona “cerrar ventanas y puertas, porque se generará una especie de residuo en forma de ceniza que podría afectar a aquellas personas con problemas respiratorios”.