La iniciativa a cargo de la Secretaría de Medio Ambiente y Parques, a través del Plan de Forestal, tiene como objetivo llegar a todos los espacios provinciales con el fin de fomentar en los habitantes de cada zona el compromiso en el cuidado de los árboles y generar un vínculo entre la comunidad y su entorno natural.

Álamos, cortaderas, aguaribay, fresnos, romero, photinias, stipas, caldenes, barba de chivo, retama y laurel en flor, fueron algunas de las especies seleccionadas para la forestación de cada paraje. Todos los ejemplares con los que se forestó fueron obtenidos de los viveros provinciales, donde estas especies, luego de la clasificación de semillas, almacenamiento, procesamiento, período de germinación y enmacetado, tienen como destino la forestación de todo el territorio puntano.

Los parajes beneficiados durante 2019 fueron: Coronel Alzogaray, Chalanta, Cramer, La Celestina, Caldenadas, Cañada Honda, Valle de Pancanta, Cerros Largos, El Churrasco, Pozo Cavado, Santa Martina, Colonia Zubelzú, El Tala, El Recuerdo, Ojo del Río, San Miguel, La Cocha, Las Aguadas, Tala Verde, Rincón del Carmen, Los Alanices, Puerta Colorada, Los Chañares, Cañada La Negra, Los Lobos, El Duraznito, Cerrito Blanco, Piedra Blanca, Las Lagunitas, Represa del Carmen, Naranjo Esquino, Santa Rosa del Gigante, Bella Estancia, Balde de Escudero, Las Palomas, San Antonio, Hualtarán, Río Juan Gómez, Pozo del Tala, San Roque, Santa Rosa de Cantantal, Puesto Barzola, Santo domingo, La Botija, La Avenencia, La Cañada, Árbol Solo, Cazador Viejo, La Seña, Jarilla, Juan W. Gez, La Maroma, Los Overos, Martín de Loyola, Pampa del Tamboreo, Paso del Rey, San José de los Chañares, Saladillo y Las Barranquitas.