Se trata de un puma macho de aproximadamente 13 años, quien necesitó una intervención de alta complejidad en un ojo.

El médico veterinario de la Secretaría de Medio Ambiente, Guillermo Burnes, estuvo a cargo de la operación junto al equipo de servicios veterinarios de la ONG “Yo no mato serpientes”, en el Centro de Conservación de Vida Silvestre de la cartera ambiental, ubicado en La Florida.

El animal empezó con una inflamación de uno de los párpados. Después de un tiempo sin responder a la medicación, posiblemente por la edad, tuvo un problema de drenaje, que desencadenó en un glaucoma, que produjo que el ojo estuviera en contacto constante con el aire y la tierra, por lo que se produjo una lesión en el nivel de la córnea. Esta lesión fue avanzando, terminando con la pérdida total de visión del ojo y poniendo en riesgo la vida del animal”, explicó Burnes.

Ante este riesgo inminente, se decidió de forma inmediata realizar una cirugía de urgencia para extraer el globo ocular y darle una mejor calidad de vida al animal, ya que la visión estaba totalmente perdida, y generaba fuertes dolores.  Para esta intervención se contó con la importante ayuda del grupo de Servicios Veterinarios “Mymba” que pertenece a la ONG “Yo no mato serpientes”, dedicada al rescate, rehabilitación y liberación de fauna silvestre. Esta ONG cuenta con un grupo de veterinarios integrados por profesionales nacionales e internacionales que pusieron a disposición su capacidad sin ningún beneficio económico.

Por su parte, el jefe del Subprograma Biodiversidad, Nicolás Bistolfi, indicó que “todos los animales que llegan a La Florida son susceptibles de ser liberados una vez que se han recuperado en su parte física, conductual y sanitaria. Los pumas prácticamente no tienen posibilidades de ser rehabilitados conductualmente una vez que son mascotizados. Este individuo debería estar en la naturaleza, pero por culpa del tráfico y el mascotismo residirá junto con otros pumas de manera permanente en el centro de rescate. Son testimonios del daño que el mascotismo de especies silvestres le ocasiona a nuestra fauna”.