La quema de caña afecta el medio ambiente y atenta contra la salud pública. Pone en peligro viviendas y pobladores de distintas localidades. 

Por iniciativa de los ministerios de Gobierno, Justicia y Seguridad Ciudadana y Desarrollo Productivo de Tucumán distintas reparticiones públicas trabajan en conjunto para controlar la quema ilegal de caña de azúcar y rastrojo que afecta a pobladores de toda la provincia.

En la actualidad todavía hay cañeros que no tomaron conciencia del perjuicio a la salud pública y el ambiente que acarrea esta práctica durante la zafra (cosecha).

El director de Defensa Civil, Fernando Torres, expresó que las denuncias por quema de cañaverales se incrementaron notablemente. Dijo que junto a la Policía, Fiscalización Ambiental y la Dirección de Aeronáutica, impulsarán un operativo en territorio para localizar infraganti a las personas que realicen quema ilegal.

Las zonas más afectadas en la provincia, se enmarcan en el este tucumano, debido a que en esos tierras incidieron las heladas, especialmente en Cruza Alta y Leales, pero también el sur, en Chicligasta, Simoca y Monteros.

Torres explicó que hay una diferencia con respecto a otros años, debido a las gestiones de certificación de la cosecha en verde, impulsada desde la Secretaría de Medio Ambiente y productores que están concientizados sobre la importancia del uso de las técnicas ecológicas de producción.

El subsecretario de Seguridad Ciudadana, Cesar Nieva, explicó que con los operativos se buscará controlar la quema de cañaverales y rastrojo. “Vamos a trabajar en forma conjunta con equipos en tierra y con el helicóptero de la Provincia. Las personas que sean responsables serán puestas a disposición de la justicia”, advirtió.

Marcelo Lizárraga, subsecretario de Protección Ambiental, explicó que gracias a la técnica de cosechada libre de humo, fueron certificadas 20 mil hectáreas. “Trabajamos desde la educación en lo que es la quema y, cuando ya nos encontramos con el hecho consumado, hacemos actuación administrativas para multar al propietario del predio. Además, vamos a impedir, acorde lo que norma la ley, el acceso de la caña quemada, con sanciones a los ingenios que la reciban”.

El funcionario dijo que estas tareas se enmarcan dentro de las disposiciones establecidas desde el Ministerio Público Fiscal, entendiendo que la quema de caña es un delito.