La segunda turbina de la central térmica Vuelta de Obligado, ubicada en la localidad santafesina de Timbúes, se probará por primera vez esta semana y en los primeros días de diciembre la central comenzará a entregar un total de 540 megavatios al Sistema Interconectado Nacional.
El Ministerio de Planificación informó que la obra, incluida en el Plan Energético Nacional, “sigue avanzando de acuerdo a lo previsto”, y agregó que “luego de probar exitosamente la primera máquina de 270 megavatios (primer fuego), que sigue aportando en forma intermitente energía al Sistema Interconectado Nacional, esta semana se encenderá por primera vez y se probará la segunda turbina, también de 270 megavatios, lo que constituirá otro importante hito”.
De acuerdo con lo planificado, en los primeros días de diciembre esta central comenzará a entregar 540 megavatios al sistema mediante sus dos turbinas (ciclo abierto), que llegarán a 810 megavatios el año próximo con la tercera turbina a vapor, incrementado la generación de energía sin aumentar el consumo de combustibles (Ciclo Cerrado), logrando una mayor eficiencia energética.

Vuelta de Obligado es una central de ciclo combinado que cuenta con turbinas que pueden utilizar gas natural, gasoil y biodiesel, e incluye la construcción de un gasoducto de 16 kilómetros, conectado al gasoducto principal de TGN (Transportadora de Gas del Norte). El plazo de obra, cuyo monto total de la inversión es de más de 5.000 millones de pesos (850 millones de dólares), prevé para agosto de 2015 la tercera turbina, operando a ciclo cerrado.
Este importante aumento de la capacidad de generación se complementa con la construcción de un gasoducto de 16 kilómetros de extensión, y la ampliación de la estación transformadora Río Coronda de 500 Kv (kilovatios) para entregar la energía al Sistema Argentino de Interconexión.
 

De acuerdo con el comunicado, la construcción de la central Vuelta de Obligado generó más de 800 puestos de trabajo, a la vez que la mitad de los componentes utilizados fueron de producción nacional.

 
Asimismo, por primera vez una empresa argentina, Fainser, forma parte fundamental en la realización de las obras. La ejecución está en manos de la empresa Vuelta de Obligado, conformada por General Electric, Duro Felguera y Fainser, siendo esta última la primera PyME argentina que participa en una obra de esta envergadura.