La Policía Federal realizó un operativo en un vivero ubicado en la localidad de Roldán, provincia de Santa Fe, donde secuestró 153 aves exóticas que iban a ser comercializadas en un mercado ilegal que mueve millones de pesos.

El procedimiento fue ordenado por la Unidad Fiscal en Materia Ambiental (U.F.I.M.A) y contó con la colaboración de profesionales de la Subdirección General de Ecología.

En las jaulas había especies protegidas provenientes de México, Venezuela, de toda la zona amazónica y de Centro América. Hasta había una variedad del sur de África que ninguno de los especialistas había visto en su vida.

Según informó Clarín, el cargamento total supera el monto de 1.700.000 pesos. Según el parte de la Policía Federal, se rescataron 13 “híbridos de guacamayos” por un valor comercial aproximado de 40.000 pesos cada uno; un guacamayo “siete colores-armacao” (70.000 pesos); y 9 guacamayos rojos originarios del Amazonas que están extintos en Argentina (40.000 pesos cada ave).

En otra parte del vivero encontraron 6 cardenales amarillos, especie que se encuentra dentro del programa nacional Extinción Cero. Se trata de una de las ocho especies de animales con más riesgos de desaparecer del país.

En la jaula más grande había 12 guacamayos azules y amarillos originarios de Centro América. Hay quienes pagan más de 35 mil pesos por ejemplar en el mercado negro.

Las aves fueron trasladadas a la Granja Esmeralda, de la ciudad de Santa Fe, para su preservación y resguardo. El dueño del vivero quedó detenido y a disposición de la Justicia.