Aún en la actualidad 1 de cada 8 personas en el mundo no tiene acceso a agua potable, como lo es el caso de la localidad santafesina de Santa Lucía donde la disponibilidad del agua no es un tema sencillo, ya que no cuentan con agua dulce en las vertientes y dependen del abastecimiento de los camiones de cisterna de la municipalidad que, en épocas de mayor demanda, no da abasto.

Así es que, como resultado del trabajo interdisciplinario del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) con las organizaciones locales, se construyeron 66 aljibes domiciliarios, que permiten a las familias la cosecha y almacenamiento de agua de lluvia para consumo humano. Mario Basán Nickisch, especialista en recursos hídricos del INTA Reconquista –Santa Fe–, destacó el trabajo realizado y explicó que estos sistemas de captación, cosecha y almacenamiento de agua aseguran a la comunidad las cantidades y calidades que necesitan esencialmente para el consumo humano. “La gestión y organización de los sistemas hídricos del paraje fue comunitaria”, aseguró.

En este sentido, detalló que “estos sistemas son familiares, hechos a demanda, en función del número de integrantes de cada grupo” y agregó que, como “son responsables de la operación y mantenimiento de sus aljibes, fueron capacitados para utilizarlos y tratar el agua para que sea segura para consumo humano”. Para Romero, esta tecnología implementada por el INTA es un adelanto y una innovación para Santa Lucía: “Ahora podemos resolver todos los problemas que nos significaba la falta de agua potable y dulce”, detalló. Por su parte, Horacio Moschen, integrante de la Fundación para el Desarrollo en Justicia y Paz (Fundapaz), subrayó la colaboración entre el INTA, las organizaciones y la comunidad: “Cada uno aportó sus capacidades y experiencia desde lo social, lo técnico y desde lo político para ejecutar este proyecto”.

Los aljibes fueron construidos por los habitantes, de mampostería, con bases y tapa de hormigón armado y paredes de ladrillo cocido. Están revestidos con cemento e hidrófugo, así como los filtros de arena que se arman sobre sus tapas, para almacenar el agua limpia. “Eso hace que sean estructuras muy sólidas en lo que hace a la resistencia y a la vida útil”, explicó Basán Nickisch.