Una vez más, el 11 de septiembre se recordará a Domingo F. Sarmiento a 125 años de su fallecimiento en Asunción, Paraguay. Otra vez se levantarán voces a favor y en contra de este prócer. No faltarán quienes recuerden su famosa frase, escrita en una carta a Bartolomé Mitre: “No hay que ahorrar sangre de gauchos”, sin precisar que en su primer discurso como presidente electo, el mismo Sarmiento se proclamó “el presidente de los gauchos”.

Tampoco faltarán quienes aludan a la cuestión de límites con Chile, argumentando que promovió la entrega del Estrecho de Magallanes, olvidando aclarar que se trató de un artículo publicado en la década de 1840 en su carácter de periodista, pero que cuando llegó a la presidencia en 1868 ofreció su renuncia si aquellas opiniones fueran un obstáculo en la negociación para conservar ese territorio para la Argentina.
En estos tiempos de campañas políticas, una buena forma de evaluar su actuación es enumerar los logros, como si se tratara de un afiche para la vía pública. Imaginemos que hoy Sarmiento se postulara a algún cargo electivo. Bien podría proponerlo de esta forma: “Votá a Sarmiento. Quiso un país distinto y lo logró”:

* Promovió la ganadería y estableció un premio a la conservación de carnes.

* Fomentó la inmigración: 1868: 40.000 inmigrantes.

* 1874: 100.000 inmigrantes.

* Puso la educación al alcance de todos:

* 1868: 30.000 alumnos.

* 1874: 100.000 alumnos.

* Primer Censo Nacional en 1869.

* Creó colonias agrícolas.

* Creó el Departamento de Agricultura que después se convirtió en ministerio. El departamento estudió la aclimatación de las plantas, se ocupó de la estadística nacional de la agricultura y de la distribución de plantas y semillas entre los
campesinos. Logró satisfacer el consumo interno.                                                    

* Fundó un Museo de Agricultura, una biblioteca y un periódico, Los anales de la Agricultura, para difundir los adelantos.

* Comisión de peritos para redactar el Código de Minería.

* Construcción del ferrocarril de Córdoba a Río Cuarto y a Tucumán. También inauguró el recorrido del Ferrocarril Argentino del Este que unió Concordia (Entre Ríos) con Mercedes (Corrientes).

* Primera Exposición Nacional de la Industria: 2.600 expositores, 12.000 objetos y 34.000 visitantes. Al final de su mandato había 70.000 máquinas y herramientas: 1.200 por ciento más que cuando asumió.

* Inauguró el Observatorio Astronómico de Córdoba. Y creó la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y la Academia de Ciencias en Córdoba.

* Creó Escuelas Normales.

* Trajo desde Estados Unidos 65 maestras para formar maestras locales.

* Creó el curso de enseñanza de taquigrafía y el cuerpo de taquígrafos del Congreso.

* Organizó la inspección de colegios nacionales.
Fundó el Colegio Militar de la Nación y la Escuela Naval Militar.

* Promovió la Ley de Bibliotecas Populares en 1870.

* 1874: 140 bibliotecas en todo el país.

* Amplió las redes telegráficas e inauguró el cable transoceánico con Europa.

* Diseñó el Parque Tres de Febrero en Palermo e inauguró el Jardín Zoológico.

* Creó el Arsenal de Zárate.

* Fundó el primer instituto para sordomudos. Creó el Boletín Oficial y estableció las cátedras de Instrucción Cívica, Física y Gimnasia en las escuelas.

* Pobló el Tigre. Impulsó la industria del mimbre plantando la primera varilla de esa planta.

La lectura de su obra es contundente: sin duda, todavía hoy, seguiría siendo un buen candidato.