Con el apoyo de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología –Socla–, el INTA y la Universidad Nacional de la Matanza –UNLAM– abren la inscripción para un nuevo ciclo de la primera especialización en agroecología de la Argentina, creada con el objetivo de expandir esta nueva mirada sobre lo agropecuario.

La convocatoria se extiende hasta el 15 de diciembre. “No se trata de elegir entre un modelo y otro, agricultura industrial versus agroecología, sino de instalar la agroecología como una alternativa productiva que se adapta a cualquier región y nos podría proveer de alimentos mucho más sanos y sin perjudicar el ambiente”, explicó Claudio Leveratto, investigador del INTA y coordinador de la especialización.

Con un diseño curricular que intercala clases tradicionales y recorridas al campo, la carrera brinda herramientas teórico-prácticas para formar profesionales que puedan gestionar sistemas de producción agroecológica. “Es una especialización que promueve la aplicación directa de los contenidos”, aseguró Leveratto.

Por su parte, Osvaldo Spositto, decano del Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas de la UNLAM, comentó que “la creación de la carrera se debió a un planteo que nació de algunas cooperativas y organizaciones del territorio”. Además, consideró que la articulación con el INTA significa una posibilidad para acercar la academia a la comunidad y solucionar los problemas que la afectan.

“La Matanza tiene una zona rural con muchas chacras familiares, donde los profesionales en agroecología podrían realizar un gran aporte”, indicó Spositto. En el país no existían propuestas académicas con nivel de posgrado en la temática, a excepción de algunas iniciativas esporádicas. “Apenas se lanzó la carrera, el cupo se completó rápidamente e, incluso, alrededor del 30 % de los inscriptos ya tenía estudios de posgrado”, señaló Leveratto, y agregó: “Eso demuestra la vacancia de esta área de conocimiento”.

En esa línea, Spositto remarcó la importancia del trabajo interdisciplinario para abordar las dificultades que presenta la realidad. “Los problemas deben ser tratados desde la multidisciplinariedad para lograr soluciones sustentables en el tiempo”, observó.

La especialización, dictada en una sede de la universidad en Capital Federal, tiene una duración de 11 meses y sus clases son presenciales, cuatro días consecutivos al mes. Está dirigida a graduados de agronomía, veterinaria, biología, ciencias ambientales, economía y otras carreras afines.

Para consultas podés llamar al 011-4480-8900