La Semana de la Siesta propone a través de la campaña “La Siesta…Permitida” que durante estos días, los jefes permitan a sus empleados practicar una siesta corta en medio de la jornada laboral. “De esa manera, los empleados pueden reiniciar su día más enfocados, veloces y creativos“, afirma Daniel Leynaud, organizador del evento y creador del concepto “Siestario” en América Latina y propietario de “Selfishness“, un lugar dedicado ofrecer espacios para dormir la siesta en el microcentro porteño.

Los interesados pueden bajar la aplicación gratuita en Android y en iOS, “Selfishness PowerNap“, la que los guiará en las actividades de la Semana. Este evento viene fundamentado por un reciente informe que afirma que dormir hasta media hora después del almuerzo ayuda al organismo y aumenta la productividad. 

Se demostró que descansar entre 20 y 30 minutos en la oficina, aumenta la productividad. Así lo sugieren varios estudios científicos que explican que el sueño puede resultar reparador, especialmente para las personas que no duermen por la noche lo necesario. 

Uno de los últimos trabajos fue realizado en Universidad de Higashi-Hiroshima, en Japón, donde se descubrió que la siesta tiene efectos benéficos sobre el rendimiento en diversas tareas en particular. Los investigadores, supervisados bajo Mitsuo Hayashia, demostra ron que la siesta de 20 minutos mejora el nivel de alerta y el rendimiento en trabajos con terminales de pantallas visuales, en comparación con un período de descanso sin dormir. 

Otro estudio realizado por científicos del Departamento de Psicología de la Universidad de Michigan, en los Estados Unidos, detectó que dormir la siesta mejora los estados emocionales. “El trabajo que se hizo en la Universidad de Michigan demostró que la siesta disminuye la impulsividad y aumenta la tolerancia a la frustración. El control emocional puede verse afectado por la vigilia continua a lo largo del día y la siesta puede ser una contramedida efectiva”, comentó a la prensa Daniel Vigo, investigador en medicina del sueño del Conicet en la Universidad Católica Argentina. 

Según la Fundación Nacional del Sueño de los Estados Unidos, la percepción de la siesta está cambiando, en base a las pruebas científicas de sus beneficios para la salud. Ahora “se está empezando a entender que tomar una siesta es un fenómeno mucho más complejo“, explicó Natalie Dautovich, investigadora de la Fundación y profesora adjunta de psicología en la Universidad de la Commonwealth de Virginia. 

En los países desarrollados como los Estados Unidos o Japón, las empresas ya ofrecen espacios especiales para que los empleados duerman la siesta de 20 minutos o permiten que vayan a “siestarios” cercanos para dormir y volver renovados al trabajo. 

Esta semana, en Capital Federal también se festeja la semana de la siesta, con actividades gratuitas hasta el 4 de diciembre en Florida 336. Se podrá disfrutar de un siestario, para tomar un descanso breve, y luego participar en el punto de relajación con ejercicios y técnicas breves para bajar un cambio y llevar el estrés a niveles de equilibrio. 

También existe la posibilidad de hacerse wwws para medir y evaluar la calidad y cantidad de sueño nocturno y su impacto en la somnolencia diurna, el nivel de alerta y la velocidad de reacción durante nuestra jornada de actividades. Durante esta semana, se harán actividades gratuitas vinculadas a sueño saludable y cuenta con el respaldo de médicos y científicos que desarrollan actividades en la UCA y el Conicet.