Hacía cinco años que el Río Grande no se cerraba completamente con hielo en toda su superficie, congelándose. El hecho le agrega un atractivo más a la temporada invernal de esta localidad fueguina. El congelamiento del río trae un alivio a los vecinos ya que en los últimos días el río traía témpanos de hielo y escarcha, que tapaban las cañerías de la red de agua potable. La postal del río congelado se ha viralizado en las redes sociales.

El río Grande es un curso fluvial de la isla Grande de Tierra del Fuego, compartido entre el departamento Río Grande de la provincia argentina de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, y la comuna de Timaukel ubicada en la Provincia de Tierra del Fuego, en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, en el sur de Chile, donde se encuentra su fuente.

Oscar Peralta, el director de Obras Sanitarias de la Municipalidad de Río Grande le comentó al medio local Aire Libre que el congelamiento del río se produjo el pasado fin de semana. “El río Grande no se cerraba complemente de hielo en su superficie, al suceder esto permite que el agua no arrastre los témpanos y la escarchilla que trajeron dificultades los días anteriores.”

Hemos tenido variedad de inconvenientes con el clima, tuvimos que ingresar al extremo de la cañería para poder retirar las obstrucciones o las que se metieron a lo largo de la cañería. Desde hace unos cuantos días el río trae témpanos de hielo y escarchillas, prácticamente esto te genera una obstrucción en el extremo de la cañería, a lo largo de la cañería, o en las cámaras donde uno tiene que impulsar a la Planta Potabilizadora para la producción”, explicó el funcionario.

Horas antes de que se produjera el congelamiento, el río trasladaba rocas de hielo y escarcha, lo que provocó que la presión del agua disminuyera en toda la localidad. Con el congelamiento consumado “no tenemos tantos inconvenientes como veníamos teniendo el fin de semana”.

El río está congelado en su totalidad en la parte superior, eso de alguna manera genera que no se arrastren ni los témpanos ni la escarchilla y que no ingrese de manera directa a la cañería sino que ingresa el agua mucho más limpia por debajo de ese fenómeno y las bombas no se ven tan expuestas a todos estos inconvenientes que veníamos teniendo durante estos días”, finalizó el funcionario municipal.