Las 56 viviendas que conformarán el primer barrio intercultural del país ya registran un avance del 75% del total del proyecto. Se trata de una obra, que realizan en conjunto la Asociación Civil Vecinos Sin Techo y la comunidad mapuche Corruhuinca.

La Senadora Nanci Parrilli, se reunió con una delegación de San Martin de los Andes, encabezada por el ex funcionario Guillermo Carnaghi, acompañado, por el Intendente del Parque Nacional Lanin, Salvador Vellido, el Lonko de la Comunidad Mapuche Curruhuinca, Ariel Epulef, Fidel Colipan vocero (Werken) de la  Confederación Mapuche Neuquina, Roberto Arias y Juan Bustamante representantes de la Comisión de “Vecinos sin Techo y por una vivienda digna”  y la Secretaria de Planeamiento de la Municipalidad.

El proyecto de Ley contempla la  transferencia de tierras de Parques Nacionales, a la Comunidad Curruhuinca, de aproximadamente 400 hectáreas en propiedad comunitaria. De la cuales la Comunidad cede a la Asociación de vecinos sin Techo y por una Vivienda Digna 100 hectáreas, que estarán destinadas a la construcción de más de 250 viviendas, financiadas por el Gobierno Nacional, bajo jurisdicción de la municipalidad de San Martin de los Andes.

Las casas se encuentran ubicadas en un predio del Parque Nacional Lanín. Cabe destacar que al término de la construcción de este primer tramo del proyecto, está prevista la realización de otras 100 viviendas que van a colaborar con sanear la problemática de la falta de acceso a la vivienda de los pueblos originarios.

Es preciso recordar, que este proyecto se enmarca en los postulados de la Ley Nacional N° 26.725, promulgada a fines de 2011, que estableció la cesión de las 400 hectáreas reclamadas, dentro de las cuales 77 serían destinadas a la construcción del Barrio Intercultural y 31 recibiría el Municipio para crear espacios educativos, de salud, culturales, deportivos y de recreación.

Es en ese contexto que en el proyecto trabajan en conjunto los miembros de las comunidades originarias, organizaciones sociales e instituciones públicas municipales, provinciales y nacionales, desarrollando talleres y debates para construir un espacio que respete y dignifique las tradiciones ancestrales mapuches

“No podemos dejar de reconocer la significativa importancia de la creación del primer barrio intercultural del país, en la búsqueda de una solución solidaria a un problema común de los habitantes de nuestra provincia, que es albergar a las familias del Neuquén bajo un techo digno. Existen formas de solución a los conflictos de tierra y viviendas. Formas solidarias, sustentables para el hombre y para el ambiente, no importa su procedencia, su origen étnico ni su condición social”, expresó Parrilli.