“En mi país cambian los presidentes y no dicen nada, cambian los obispos, los cardenales, los jugadores de fútbol, cualquier cosa, pero el tango, no. El tango hay que dejarlo así como es: antiguo, aburrido, igual, repetido”, dijo Piazzolla y en ese momento definió su fin como artista: tomar lo antiguo y modificarlo, volverlo mejor. La muestra que se inauguró esta semana en La Plata busca homenajear a uno de los más grandes artistas de tuvo nuestro país, el marplatense Astor Piazzolla.

La muestra estará abierta a todo el público en el Salón de los Pasos Perdidos de la Honorable Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. “Piazzolla, el revolucionario del tango”, es el nombre bajo el cual se curó esta exposición que está presentada como una muestra multimedia, con los últimos adelantos tecnológicos museográficos, llenando de venguardia el Salón, algo que al propio Astor le hubiese gustado.

Los visitantes podrán ver un holográma de Astor tocando el bandoneón. Habrá tablets disponibles para ver porfolios de imágenes de la vida del músico, códigos QR y objetos en 3D. Serán exhibidas partituras manuscritas, como la emblemática “Adios Nonino” “Fuga y Misterio” y “María de Buenos Aires”. Habrá 17 panales con frases, momentos culminantes y personas que han influido en la vida de Astor, como su padre Vicente “Nonino” Piazzolla, el “Pichuco” Anibal Troilo y el poeta Horacio Ferrer

La muestra se completa con su discografia completa que podrá ser oída allí, más objetivos que se han convertido en fetiches para los seguidores de la obra del genial músico, como sus anteojos, su metrónomo y una camisa que tuvo desde los ocho años y que conservó durante toda su vida.

“El objetivo de esta exposición es recrear el universo, la figura y la trascendencia de Astor Piazzolla, sin lugar a dudas, una de las personalidades más destacadas a nivel mundial de la música de Buenos Aires del siglo XX”, resumió Walter Santoro, curador de la Muestra y presidente de la Fundación Industrias Culturales Argentinas, institución a cargo de la muestra, que estará abierta hasta el 28 de octubre.

Algunas de las frases más recordadas de Astor:

“Tengo una ilusión: que mi obra se escuche en el 2020. Y en el 3000 también. A veces estoy seguro, porque la música que hago es diferente. Porque en 1955 empezó a morir un tipo de tango para que naciera otro, y en la partida de nacimiento está mi Octeto Buenos Aires.”

“Gracias a que mi música es muy de Buenos Aires, muy porteña, estoy trabajando en todo el mundo, porque encuentran que es una cultura diferente, una cultura nueva, es como el folklore, aunque de esto se hace poco y nada. Siempre están los eternos folkloristas en la Argentina que no han avanzado demasiado, pero con el tango yo avancé. Los demás que me vienen detrás están por el año 50 todavía”

“La música es más que una mujer, porque de la mujer te podes divorciar, pero de la música no. Una vez que te casas, es tu amor eterno, para toda la vida y te vas a la tumba con ella encima”

“El tango ya no existe. Existió hace muchos años atrás, hasta el 55, cuando Buenos Aires era una ciudad en que se vestía el tango, se caminaba el tango, se respiraba un perfume de tango en el aire. Pero hoy no. Hoy se respira más perfume de rock o de punk. El tango de ahora es sólo una imitación nostálgica y aburrida de aquella época”