Con el nuevo impulso que se le quiere dar a la construcción de la central nuclear en Sierra Grande (Río Negro) el “Movimiento Antinuclear Río Negro (MAR) realizará del 3 al 8 de enero una “Travesía por la vida” sobre el camino de la costa atlántica que comenzará en el Balneario El Cóndor de Viedma hasta llegar al paraje Puerto Lobos, el objetivo es mostrar el rechazo a la construcción de la planta nuclear.

“La idea original es visibilizar y documentar el estado actual de los lugares, la costa, los recursos naturales que existen y que en cierta forma se los pretende arruinar con proyectos de este tipo como la Central Nuclear“, comentó a la prensa Alberto Báez, integrante de MAR.

La idea de instalar una planta nuclear en Río Negro está teñida de política y ha marchado al compás del lobby. El gobierno nacional es el principal impulsor de construirla ya que está interesado en el financiamiento que vendrá desde China para hacerla. El gobernador Alberto Weretilneck en un primer momento se mostró receptivo a la idea nuclear, pero el amplio rechazo popular se tradujo en pérdida de votos, para intentar recomponer su relación con la sociedad promulgó una Ley que prohíbe la instalación de una planta nuclear en la provincia. Su competidor, el senador -y oriundo de Sierra Grande- Miguel Ángel Pichetto, salió fortalecido en las últimas elecciones y tomó la idea presidencial de instalar nuevamente el tema de la energía nuclear en la provincia.

Sierra Grande es el lugar elegido para levantar la central nuclear. Allí Pichetto tiene su buker político, recientemente se hizo en este pueblo -castigado por la desocupación que ha dejado la industria minera- una consulta popular no vinculante por el Si o el No a la construcción de la planta, con muy poca participación vecinal ganó la primera opción por 1419 votos contra el 251 para el No.

El Intendente de Sierra Grande y ladero político de Pichetto, Nelson Iribarren respalda la energía nuclear para su pueblo, para levantar la planta hace falta declarar inconstitucional la Ley Antinuclear,  “vamos a trabajar para modificar esta legislación y avanzar en 2020 con el inicio de las obras”. En la otra vereda, el gobernador de la provincia declaró que esa planta, mientrás él esté no se hará.

La travesía tiene como objetivo unir toda la costa atlántica de la provincia de Río Negro para concientizar sobre la importancia de preservar la biodiversidad y promover el desarrollo sustentable.

“La gente de distintos lugares de la provincia se está sumando”, aseguró Báez. “Durante las paradas de la travesía se realizarán con los vecinos de cada lugar reuniones con fogones y charlas para seguir aunando el propósito de defender el medio ambiente de nuestra Patagonia. La hoja de ruta está chequeada por baqueanos, gente del lugar, biólogos marinos, guardafaunas, pulperos, pescadores y otras personas que viven en contacto con estos lugares y que nos facilitaron la información”.