Foto: Archivo El Federal

“Chevrolet es la marca de mis amores” era la frase que usaba Roberto “El Toro” Mouras para definir su pasión por la marca a la que llevó al podio tantas veces como todavía nadie ha podido igualar. Este fin de semana que pasó en Bragado se llevó a cabo el II Encuentro Nacional de Chevrolet, fanáticos de todo el país se aceraron para ver clásicos de la marca con la exhibición por primera vez del “7 de Oro” el chevy con el que Mouras ganó seis carreras consecutivas en 1976, record que aún no podido ser superado.

El Encuentro fue organizado por el Club Chevrolet Bragado y uno de sus miembros, Guillermo Iribarren, declaró a la prensa local: “Nunca se había hecho algo de esta magnitud en Bragado, quedamos muy conformes porque vimos el acompañamiento de la gente ligada a los fierros antiguos de Chevrolet y decidimos seguir por este camino”. La idea que persiguen es continuar con estos eventos que congregan a apasionaos de todo el país que llegan para intercambiar experiencias, mostrar sus autos o simplemente para estar delante de modelos que han marcado la vida familiar y profesional de miles de argentinos.

Hablar de Chevrolet en Argentina es hablar de Roberto Mouras, nacido en Moctezuma (Carlos Casares) fue uno de los más grandes corredores de Turismo Carretera de nuestro país, un deporte que tiene más adeptos que el fútbol en el interior del país. El Federal visitó su pueblo natal y allí lo recuerdan como un hombre benefactor, que siendo un ídolo nacional regresaba al pago chico para ayudar a la escuela y al club. En la entrada de Moctezuma, un monumento lo recuerda bajo el logo de Chevrolet.

Mouras comenzó manejando un Chevrolet 400 en 1966 mordiendo el polvo de los pueblos bonaerenses en la recordada categoría “Mar y Sierras” En 1975 su leyenda creció, una leyenda que siempre estuvo ligada a Chevrolet. Semidios rural, no existe un hombre que no recuerde ni guarde en su corazón las seis carreras ganadas en forma consecutiva con el auto que por primera vez fue exhibido en Bragado, su inmortal “7 de Oro”. Se trata de un Chevy pintado de dorado, por pedido su patrocinante, Old Smugler. Ese chevy dorado desafió el viento y le ganó, trascendiendo marcas y modelos que desde aquel 1976 no han sido superadas, ni aún en este tiempo de motores potentes. “Chevrolet te marca para toda la vida”, dijo un emocionado seguidor de la marca al ver este auto en el Encuentro de Bragado.

Modelos de todos los tiempos circularon por las calles de Bragado, salieron desde la Laguna y recorrieron todo el centro de la localidad que durante el fin de semana tuvo una contraseña comunal que se trasladó entre las esquinas: “Chevrolet”