Se realizó en Famaillá (Tucumán) el Décimo Encuentro Nacional de Mellizos, donde se reunieron 850 parejas de hermanos que llegaron desde todos los rincones del país, pero esta edición contó con la particularidad de que tuvieron la visita de mellizos europeos y de países hermanos. Los organizadores se mostraron sorprendidos por el caracter internacional del Encuentro.

Ya se hizo popular y crece año a año“, destacaron quienes hace diez años organizan este singular encuentro en el que es díficil distinguir quién es quién si no se llevan a cabo todas las precauciones del caso. 

“Esto comenzó siendo algo pequeño, pero cada año nos visitan más pares de mellizos y eso hace que nuestra propuesta se siga ampliando y renovando”, expresó el Diputado Nacional José Orellana, impulsor del Encuentro junto con su hermano mellizo, también legislador Enrique Orellana. El objetivo es llegar a los 1000 pares de mellizos, para eso ya están planeando el Encuentro del próximo año. 

“Este es un encuentro familiar y muchos mellizos de diferentes partes del mundo se conocen aquí, entablan amistad y luego se siguen comunicando a través de las redes sociales, y ya hay casos en los que se formaron parejas de novios. Comenzó hace 10 años, como algo curioso y pintoresco, pero fue creciendo gracias al compromiso y la pasión que ponemos en cada proyecto que encaramos para el engrandecimiento de Famaillá”, comentó el Diputado Nacional.

Esta Edición sorprendió por la llegada de parejas de hermanos que vinieron desde Francia, Brasil, Perú, Uruguay y Paraguay. Por supuesto que los mellizos no se sorprenden por su condición, pero para los que no la tienen se trata de evento muy original, ya que una de las premisas del Encuentro es que las parejas participen vestidas iguales, logrando en muchos casos un parecido cercano a la sobrenatural.

Mario y Pauline Spinazze, nacido en Toulouse (Francia), sorprendidos por la singularidad del Encuentro aseguraron que difundirán esta propuesta en Europa para lograr que mellizos de allí se acerquen el año que viene para llegar a cumplir el objetivo de juntar a 1000 parejas de vecinos. “En Europa no se hacen este tipo de reuniones y por eso cuando nos hablaron de la fiesta no dudamos en armar el viaje, aprovechando que tenemos muchos amigos en Argentina porque nuestro padre trabajó aquí durante varios años”, comentó Pauline. Por su parte su hermano expresó: “Esta es una experiencia única, que nos permitió conocer a muchas personas y hacer amigos”. 

El nacimiento de mellizos en la antiguedad fue siempre polémico, por lo general se daban explicaciones místicas y religiosas para explicar este hecho que siempre fue extraordinario. En pueblos originarios americanos y africanos cuando se producía el nacimiento de mellizos se hacían ceremonias religiosas que terminaban con el sacrificio de los hermanos recién nacidos. En nuestro continente también se sacrificaba a la madre. Sólo en la Antigua Grecia este fenóneno genético era tomado como algo totalmente normal, gracias a su compleja y profuda mitología.