2017 es el año de las energías renovables, por lo que la provincia de Santa Fe, a través de las sedes del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Santa Fe y Rosario, realizó un nuevo lanzamiento de ‘Concursol’, el certamen dirigido a escuelas secundarias para conocer, explorar y experimentar sobre los beneficios de las energías no convencionales.

Los estudiantes que quieran participar de Concursol tendrán que seguir una serie de etapas, que comienza con la inscripción y sigue con un ciclo de charlas a cargo de científicos del CONICET y especialistas de otras organizaciones vinculadas a las energías renovables, que se realizan con el propósito de que todos los participantes puedan profundizar sus conocimientos en la temática y tengan la oportunidad de hacer consultas.

La siguiente etapa es la presentación de proyectos: los grupos plasman por escrito la idea del artefacto solar que quieran desarrollar. Todos los proyectos serán evaluados por un jurado y aquellos que respetan en mayor medida los criterios fijados en el reglamento, como eficiencia, ahorro energético, idea y diseño, originalidad, relación con el medio ambiente, vinculación social y aplicabilidad, pasan a la etapa de fabricación de los equipos y son financiados por Concursol.

En la etapa final, los dispositivos podrán verse terminados y en funcionamiento en la exposición al aire libre de Concursol, jornada abierta al público, que se realiza con el propósito de que los participantes puedan mostrar a sus compañeros, familiares y público en general el trabajo realizado. Como cierre del certamen, el jurado recorrerá la muestra y conversará con los grupos, con el fin de realizar una nueva evaluación de acuerdo a los valores destacados en el reglamento, y aquellos artefactos que mejor los respeten, serán distinguidos con premios y menciones en el acto de cierre del concurso, que se realizará a fin de año.

Durante las ediciones anteriores de Concursol se presentó una diversidad de equipos solares, tanto en lo referido a materiales, como en sus aplicaciones: desde calefones, cocinas, calefactores, secaderos, heladeras, pasando por sistemas de riego e invernaderos hasta una máquina para la fabricación de leche en polvo y dispositivos lúdicos y artísticos.