En un campo de la localidad de Ranchos, a 80 kilómetros de La Plata, se confiscaron 150 ciervos colorados entre otros animales que se utilizaban como presas por cazadores que allí practicaban esta actividad ilegal.

Policías de Buenos Aires y funcionarios de la Dirección de Fauna del Ministerio de Agroindustria realizaron el hallanamiento de este coto de caza clandestino, donde también se secuestraron piezas embalsamadas, algunas de ellas de animales en peligro de extinción como el ciervo de los pantanos.

La investigación comenzó por una denuncia de la Fundación de Protección de Animales “AMORA” presentada ante la Unidad Fiscal de Investigaciones de Brandsen.

En el operativo quedó aprehendido un hombre de 42 años y se secuestraron 150 Ciervos Colorados, 40 Ciervos Dama, un ñandú, 32 piezas de taxidermia (trofeos de caza embalsamado) y 12 trampas para oso o chancho jabalí.

Además, 7000 municiones de distintos calibres y trampas para chanchos salvajes, dardos tranquilizantes, binoculares, miras telescópicas, escopeta calibre 12/70 Browning, una carabina calibre 22, marca Marlin (ambas sin numeración ni documentación) y tres rifles de PCP de origen alemán.