La capacidad de comprender cómo funciona el dinero en el mundo, como obtenerlo, cómo administrarlo e invertirlo es clave para el desarrollo financiero de un individuo. Existen en la actualidad cientos de cursos, carreras y postgrados en este tipo de alfabetización, que posibilitan la incorporación de habilidades y conocimientos claves, con las cuales el individuo puede tomar decisiones sobre los recursos financieros que tiene a su alcance.

Toda persona que decida hacer inversiones, solicitar créditos o iniciar ahorros en moneda extranjera, debería recurrir como primera herramienta a este tipo de educación. De esta manera tendría la información necesaria para prevenir fraudes, saber la ganancia en los plazos fijos, tomar decisiones adecuadas en cada contexto, evitar situaciones de malestar y atender todas las necesidades que surjan en los procesos de inversión o préstamo, reduciendo altamente los riesgos.

Sin embargo según un estudio publicado por la consultora extranjera Standard & Poor’s, en suelo argentino solo el 28% de la población posee conocimientos o está alfabetizada financieramente. La agencia de calificación de riesgo estadounidense, posicionó a la Argentina entre los 36 países con el porcentaje de adultos financieramente educados más bajo del mundo.

Las estadísticas mundiales que analiza esta compañía, a través de encuestas, concluyen que sólo 1 de cada 3 adultos comprende los conceptos financieros básicos. Esto muestra que la mayor parte de las personas no están preparadas para afrontar los grandes cambios en el panorama financiero, con productos cada vez más complejos.

El informe señala también el imprescindible progreso de una inclusión financiera, que se impulse desde las instituciones bancarias o gubernamentales, con nuevos servicios que faciliten el uso de los productos disponibles y acompañen al individuo en la adquisición de las habilidades financieras necesarias.

En la Argentina se desarrollan programas gubernamentales que promueven y expanden la inclusion financiera. Entre ellos,  con el objetivo de “mejorar el acceso a bienes y servicios financieros para reducir las brechas sociales, territoriales y de género”, el gobierno brinda herramientas vía online para que las personas puedan adquirir conocimientos básicos de manejo de algunas herramientas y tener nociones de los conceptos primarios.

Desde el Consejo de Coordinación de la  Inclusión Financiera (CCIF) de la nación se elaboraron diversas estrategias publicadas en el año 2019, con la intención de “promover el acceso y uso, responsable y sostenible, de servicios financieros en el territorio argentino”. El estado busca de esta forma “contribuir al desarrollo social y al crecimiento económico del país y a reducir la vulnerabilidad económica de los individuos y las empresas a través de la inclusión financiera”.