La Organización Mundial de la Salud difundió un estudio en el que expresa que las bebidas que se consumen muy calientes “probablemente” provoquen cáncer de esófago, puso su mira en el mate y en el café. La noticia, que nos toca de cerca por ser uno de los países en el mundo donde más se consume yerba mate aclara que beberlo a temperatura normal no reviste ningún efecto cancerígeno.
 
“El consumo de bebidas muy calientes es causa probable de cáncer de esófago y es la temperatura -no la bebida en sí- la que parece ser la causa“, expresó Christopher Wild, director de la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC), quien presentó el citado estudio realizado por un Comité de 23 expertos.
 
La OMS destaca que las bebidas muy calientes son aquellas que se consumen a más de 65 grados. Estudios hechos con el mate en Argentina, Brasil y Paraguay donde generalmente se bebe el mate a 70 grados demuestran que este hábito aumenta el riesgo de contraer cáncer de esófago, que es la octava causa mundial de muerte por cáncer. Sólo en el 2012 fallecieron 400.000 personas en todo el mundo por su causa.
 
En 1991, la OMS, atendiendo a los efectos de su consumo a temperaturas superiores a 65 grados había clasificado al mate como “probablemente cancerígeno para los seres humanos“. Esta alarmante posibilidad se basó en estudios epidemiológicos que se hicieron en los países consumidores de mate, y haciendo una relación entre la yerba mate y los enfermos por cáncer de esófago. En este nuevo estudio, la OMS, que es el organismo de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud mundial, destaca que el mate bebido frío o a temperatura inferior a 65 grados “no es cancerígeno para los seres humanos”.
 
“Los estudios epidemiológicos hallaron que el cáncer de esófago está asociado al consumo de mate muy caliente pero no al mate tibio o frio“, detalla el informe de la OMS, y recalca que el mate no tiene efectos nocivos para la salud, sí la bebida caliente que entra a nuestro cuerpo. Sobre la base de 1400 casos de cáncer de esófago, la OMS tomó en cuenta tanto el consumo de mate como la temperatura en el que se lo consumía, y los resultados señalaron que el riesgo de contraer cáncer aumenta conforme es más alta la temperatura en el que se lo consume.
 
El mismo estudio se hizo con el café, arrojando resultados similares. La OMS advierte que si bien no ha realizado estudios con el té o con el agua caliente aconseja no beber ninguna bebida por arriba de los 65 grados.
 
A pesar de este informe de la OMS, los beneficios y virtudes de consumir mate a diario son muy benévolos para nuestro organismo. Bebido a temperatura justa, el mate previene enfermedades cardiovasculares evitando que el colesterol y la grasa se acumulen en las arterias, aumenta la cantidad de colesterol “bueno”, gracias a la acción de sus antioxidantes ayuda a prevenir la oxidación y el desgaste de las celulas y acelera nuestro metabolismo, haciendo que el cuerpo consuma de manera más rápida los carbohidratos. 
 
Las verdades criollas ya adelantaban estos estudios al aconsejar siempre que el mate nunca debe ser bebido con agua hervida, es decir, muy caliente, sino todo lo contrario, el agua del mate debe tener esa temperatura “justa” que los argentinos tenemos señalada por nuestra tradición.