Seguimos en estado de alerta. Estamos creando material gráfico que alerte a cualquiera que vaya a la costa, poniendo carteles y distribuyendo volantes entre los vecinos“, indicó Elizabet Barbis, secretaria de Salud local. La población no puede salir de su asombro. Los ofidios, están fuera de habitat natural y su comportamiento puede ser peligroso al entrar en contacto con el ser humano.

Desde el sábado al mediodía el acceso a la costa quilmeña permanece cerrado tras la aparición de camalotes y fauna proveniente de la zona litoraleña del país que ha sido víctima de las inundaciones.

Los animales han buscado resguardo sobre los camalotes, llegan por el río y como el río ha superado la muralla de contención, lograron llegar a la tierra“, describió la funcionaria, quien remarcó: “Hemos detectado culebras, lagartos, nutrias y yararás, siendo éstas últimas las que más nos preocupan por ser venenosas y requerir un suero específico“.

Barbis señaló que “una vez que se termine toda la señalización correspondiente abriremos el paso pero hay una indicación clara de no acercarse a la costa, lo cual sabemos que será difícil que la población acate sobre todo con las altas temperaturas”.

La funcionaria explicó que desde el 31 de diciembre Defensa Civil alertó que había camalotes cercanos a la costa en los que podían venir diferentes especies, pero aún así “la gente seguía nadando entre ellos, sin reconocer el peligro que habíamos alertado que representaba“.

A partir del hallazgo de los primeros animales, el municipio decidió cerrar el acceso a la vereda este de la costanera: “Encontramos culebras, una yarará y un lagarto precisamente en la zona donde más se acampa”, describió.

En caso de encontrar una especie de este tipo, la indicación es no tocarla ni intentar capturarla y dar aviso urgente. “Es muy importante señalizar el lugar donde se encuentra para que desde el municipio podamos detectar si se formó allí un nido“, explicó.

Una vez habilitado el acceso a la zona, las autoridades recomendaron no circular descalzo, no sentarse sobre el pasto ni acampar y caminar alerta al piso. En las últimas horas, la presencia de animales en camalotes también se notificó en Punta Lara, ya a la altura de La Plata, por lo que el área afectada se habría extendido en forma considerable.