La Dirección de Incendios Forestales del Ministerio de Ambiente, que coordina la Estrategia y los operativos de combate de incendios en áreas boscosas y de pastizales a nivel provincial, informó que la superficie total afectada por los incendios es de 18.423 hectáreas, de las cuales 12.950 has corresponden a la jurisdicción de Jujuy y 5.473 has al Parque Nacional Calilegua.

Ubicado en el Departamento Ledesma, en el sudeste de Jujuy, el Parque Nacional Calilegua protege una muestra representativa de las Yungas en una superficie total de 76.306 hectáreas.

Desde el Ministerio de Ambiente se solicitó precaución al transitar por las Rutas de la zona, ya que se encuentran ejemplares de la fauna huyendo del fuego y atravesando ese corredor biológico. Ayer el equipo del Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (CAFAJu) detectó un ejemplar de Zorro del monte (Cerdocyon thous) sin vida, el cual fue atropellado por un automovilista, cerca de Caimancito.

Por otra parte, se informó que se están realizando permanentes controles de caza en el área ya que se registró la presencia de cazadores furtivos.

Las cuadrillas de brigadistas de la cartera ambiental, de la Administración de Parques Nacionales (APN), del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), los equipos de Bomberos y Policías del Ministerio de Seguridad, así como los Bomberos Voluntarios de las distintas localidades, se desplegan por las diferentes zonas afectadas.

El reporte del SNMF del día de hoy detalla que siguen activos cinco focos: La Unión Seca, Parque Nacional Calilegua,
Ledesma, Bananal, Laguna La Brea, y que operan dos aviones hidrantes y 87 brigadistas del Sistema Nacional, y que en el día de hoy se suma a operar un helibalde.

El abogado especializado en Derecho Ambiental, Kevin Ballesty, señaló al medio Jujuy al momento que “el estado provincial ha llegado a un punto en el cual está totalmente desfinanciado, no tiene un peso partido por la mitad y esto te imposibilita afrontar políticas públicas, en este caso las preventivas en materia de incendios forestales”.

Indicó además que el riesgo de incendios no está latente los 365 días del año, sino que de agosto a octubre que es el período donde se deben concentrar todos los esfuerzos en controlar quemas, fiscalizar, prevenir. Mientras que el resto del año se debe trabajar en un plan para saber cómo actuar durante los meses críticos. “El problema es que cuando tenés las cabezas del Ministerio de Ambiente que debieran estar pensando las 24 horas en esto, no lo hacen. Cuando llegan estos problemas tiene tal desconocimiento que no saben para dónde arrancar”, manifestó.