El jefe de los fiscales de la Comarca Andina, Oscar Oro halló “debilidad probatoria” en las causas de abigeato y usurpación que pesaban sobre el lonco Facundo Jones Huala y otros integrantes del Pu Lof en Resistencia de Cushamen, exigiendo que se retiren estos cargos. El querellante de la causa, el grupo Benetton remarcó que la decisión del fiscal es injusta.

“Luego de escuchar a los abogados defensores Bruno Deías y Sonia Ivanoff, esta situación nos desalienta para sostener las posibilidades del éxito de un juicio”, explicó Oro y retiró los cargos por usurpación y abigeato, que impulsaba el grupo italiano. La decisión se comunicó durante una audiencia en los tribunales provinciales, de la que formó parte el propio Jones Huala. Ahora la Justicia provincial de Esquel decidirá si eleva o no a juicio oral las causas por las cuales la fiscalía pide retirar los cargos.

La audiencia duró alrededor de ocho horas. El representante del grupo empresarial, Jorge Williams se expresó en contra de la decisión de los fiscales, y expresó al diario Río Negro que “en todos los términos, a resueltas de lo que defina el juez, el caso merece la elevación a juicio”.

Antes de la decisión de Oscar Oro, el fiscal Díaz Mayer agregó que “ha existido abigeato agravado por la participación en el hecho de más de tres personas y delito de tenencia de armas de fuego de guerra sin la debida autorización legal. En el caso de la usurpación, ha existido invasión y permanencia mediante el uso de violencia física en ausencia del dueño, prohibiendo el ingreso a cualquier persona, es un delito doloso por ingresar y permanecer en una propiedad perfectamente delimitada y alambrada”. Sin embargo, para Oro no hay pruebas que aseguren la participación de Huala y de los miembros del Pu Lof en Resistencia.

El hecho al que se hace referencia ocurrió en marzo de 2015 cuando el lonco junto a su hermano Fernando, Andrea Millañanco, Matías Santana, Martiniano Jones Huala, Nicolás Hernández Huala, Rodrigo Jaramillo, Sergio Leonardo Ruiz, y Luis Alberto Cayutur, ocuparon tierras en un paraje llamado Leleque, entre la ruta nacional 40 y el río Chubut. Para los mapuches se trata de tierra ancestral, y hoy lo nombran “tierra recuperada” Este lugar fue epicentro de hechos que han marcado la realidad en estos últimos tiempos, allí se lo vio por última vez a Santiago Maldonado.

La Compañía de Tierras del Sud, el nombre de la empresa del grupo Benetton que reclama la propiedad de estas tierras, reconoció que no está de acuerdo con la decisión de la fiscalía, y que espera el fallo del Juez. Para la comunidad mapuche es una victoria.