Nicolás Damin y Joaquín Aldao viajaron por siete provincias argentinas durante siete años. En el marco de la cátedra de Historia Social Argentina de la carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y posteriormente con becas doctorales financiadas por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el objetivo fue estudiar el proceso que atravesaron los pueblos tras el deterioro de la red ferroviaria que los hizo crecer hace cien años.

En un panorama actual en el que el Senado convirtió en ley el proyecto por el que se le devolverá al Estado la administración de los ferrocarriles, para restablecer parte del sistema ferroviario, los autores de este libro creen que este momento es una oportunidad para lograr que el ferrocarril no sea sólo un productor de materia prima, si no que se utilice para unir la totalidad del territorio nacional.

Sociología, historia y memoria de los pueblos ferroviarios es una investigación sobre la sociología, la historia y los procesos de memoria en las comunidades ferroviarias argentinas, comenzando por los actores sociales que intervienen en su constitución como problema social. Para ello, realizaron visitas a comunidades ferroviarias, comenzando por el pueblo de Patricios en el partido de 9 de julio, Buenos Aires, y otros pueblos que eran habitados por los trabajadores del ferrocarril y su familia, donde el sentido de pertenencia era muy fuerte. Por otro lado, estaban los comerciantes, los productores agropecuarios, a quienes el ferrocarril les permitía abaratar los costos, ya que los conectaba con centros urbanos más grandes, permitiendo un desarrollo económico fundamental. 

La desaparición del ferrocarril tuvo diversas consecuencias, las identidades de las personas entran en crisis y se genera una situación de apego. Algunos ocuparon las estaciones a la espera del regreso del ferrocarril, lo cual es particularmente significativo hoy por su estado de recuperación. Otros, organizaron grupos de teatro comunitario y diversas estrategias de turismo local, como museos, cooperativas de consumo y de producción. Otros, emigraron.

Este libro estudia la figura del ferrocarril como símbolo del progreso a principios del siglo XX, como centro de la nacionalización de la economía y de la recuperación de la soberanía en la década del cuarenta, como medio de transporte obsoleto en la segunda parte del siglo pasado y como símbolo en disputa y “mito movilizador” en la actualidad. Si bien se trata de una investigación sociológica, el libro fue reescrito para que pueda leerlo el público general.

Una iniciativa de la Asociación de Amigos de las Zorras de Vías les permitió a estos investigadores recorrer los pueblos por los que pasaba el tren de pasajeros a lo largo de seis provincias: la Travesía Ferroviaria 2008. Organizaron talleres en las comunidades ferroviarias de la Provincia de BuenosAires en el Museo Taller FerroWhite, en la estación de Bahía Blanca, en la Escuela de Enseñanza Media Nº1 de Chasicó, en la Asociación Amigos de la Trochita de Tornquinst, en Darragueira y Adolfo Alsina; en La Pampa en General Pico, Quemú Quemú, Falucho, Renancó; en Córdoba en Huinca Renancó y Villa Valeria; en San Luis en la Asociación Amigos de la Estación, en el Museo Ferroviario, en escuelas industriales y bachilleres de Villa Mercedes, en la escuela “Provincia de Tucumán” en Beazley; en Mendoza en la estación, en el Museo Ferroviario de la capital, en La Paz; en San Juan en las escuelas técnicas y bachilleres de Villa Media Agua y la estación de Albardón, también talleres en todas las seccionales de la Unión Ferroviaria y La Fraternidad.

El libro pude descargarse en el sitio del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL).

Por Matilde Moyano