Por Leandro Vesco / Fuente: INfogeI

En 2006 el Gobierno Nacional anunció la creación de laautopista Pilar-Pergamino pero solo se construyeron 12 de los 180 kilómetros que tiene la ruta y representan el6.7% de la obra. Representantes de distritos del norte bonaerense atravesados por la Ruta 8, entre las ciudades de Pilar y Pergamino, se reunieron para abordar los inconvenientes que se vienen generando por la falta de las obras prometidas y elaboraron un documento en el que piden que se declare la emergencia vial.

Los vecinos autoconvocados por la autovía en ruta nacional Nº 8, que desde hace años bregan para que esta carretera se convierta en una vía de circulación con cuatro carriles, solicitan que se tenga en cuenta el grave estado en el que se encuentra este camino transitado por miles de vehículos. La misiva se acordó en el marco de un encuentro en Capitán Sarmiento, con la presencia de representantes de Pergamino, Arrecifes, Sarmiento, San Antonio de Areco, Exaltación de la Cruz y Pilar.

Tras analizar la situación de la obra, el incumplimiento en los programas de trabajo y los reclamos que se vienen generando, redactaron un acta que llegará a manos de las autoridades de cada Distrito, a representantes de ambas cámaras legislativas nacionales y también a los representantes del Ejecutivo nacional, según informaron miembros del colectivo al diario La Opinión de Pergamino.

En el texto recuerdan que “fue el 12 de junio de 2006 cuando se dispuso la duplicación de calzada en la ruta nacional Nº 8, desde la ciudad de Pilar hasta Pergamino, con los términos, plazos, presupuestos y obligaciones definidas para responsables de empresas constructoras”, indicaron en la nota.

En esta misma acta se resaltó que a partir “del 10 de septiembre de 2008 se inauguró la estación de cobro de peaje en Paraje Larena, por solo 12 kilómetros construidos, de los 180 a completar”; asimismo indicaron que “no se realizaron por extinción del contrato vigente” y recordaron también que “el 20 de julio de 2010, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la finalización de la autovía Nº 8 para fines de 2014”.

La nota elaborada por los representantes de los partidos que atraviesa este corredor vial detalló que “ya transcurrieron 9 años desde lo prometido por el Estado, que solo se inauguraron 12 de los 180 kilómetros a construir, es decir solo el 6,7 por ciento del total de la obra”.

En cuanto a las cabinas de peaje, destacaron que se encuentran dos en tan solo 36 kilómetros, “cuando se supone que deben haber 100 kilómetros entre una y otra” y que “además su existencia no configura derecho al cobro ya que no hay ni mantenimiento de la calzada ni continuación de la obra de la autopista”.

Siguiendo la cronología de hechos, recuerdan que el 29 de julio de 2011, el tramo comprendido entre Parada Robles y Capilla del Señor, “fue adjudicado a la empresa Electroingenieria SA.; estos 8.900 metros de ruta tendrían que haberse terminado en 18 meses y están por cumplirse 48 meses del plazo y la obra fue abandonada por la firma constructora”.

Los vecinos confirmaron que “luego del compromiso asumido hace cuatro años por la Administración de Vialidad Nacional frente a ellos, no se observa obra alguna en los tramos Arrecifes-Helves; Helves-Todd; Todd-Fontezuela; Circunvalación San Antonio de Areco; San Antonio de Areco- Sarmiento y Sarmiento Arrecifes”, indicó el informe.

En este marco, los autoconvocados realizaron un paso más para lograr la tan ansiada autovía que vincule Pilar con Pergamino y –mediante el acta- reclamaron que no se admitirá más retraso para la finalización de la obra.

“Están dadas las condiciones para establecer el estado de emergencia vial en la ruta nacional Nº 8 hasta que se termine la autopista con verdaderos controles de las cargas y pesaje, de documentación y cumplimiento de la ley de tránsito que reduzca la cantidad de accidentes de los que todos somos conscientes”, explicaron en uno de los párrafos de la nota elaborada en Capitán Sarmiento. La respuesta del Estado aún no ha sido oído, mientras tanto, el pésimo estado de las rutas bonaerenses es notable y la incomunicación entre los pueblos es una de las principales consecuencias que esto conlleva, con el agravante de los recurrentes accidentes fatales.