Un vasto procedimiento de fuerzas de seguridad se montó ayer domingo por la tarde en la zona de Ruta 259 desde el cruce que va al Lago Futalaufquen desde Esquel, hasta la zona de las Cascadas Nant y Fall. Policía y Gendarmería realizaron un operativo cerrojo, porque cerca de las 16 un individuo fue observado por brigadistas que trabajan en la extinción del incendio intentando prender fuego.

Cuando se percató la persona que tenía gente a la vista, desapareció entre los matorrales y plantaciones por un cañadón, un sitio de difícil acceso. La particularidad del piromaníaco es que estaba con ropa similar a la de un combatiente del área de Bosques o bombero, pero con zapatillas.

En toda el área de las Cascadas Nant y Fall trabajaban policías y gendarmes, tratando de dar con el incendiario para ponerlo a disposición de la Justicia. El grueso de los hombres de seguridad ingresó por el campo de la familia Gerosa Lewis, para perderse en el bosque en la parte montañosa, rastreando al sujeto que intentó iniciar nuevos focos ígneos.

El jefe de la Unidad Regional Esquel de la Policía Provincial, comisario mayor Oscar Marinao, dijo que tal lo acordado con las demás fuerzas, se implementó el operativo cerrojo para evitar la salida del pirómano, tanto por Ruta 259 como por la 17 que va a Corcovado, y las 71 y 72 que conducen al Parque Nacional Los Alerces. Aunque con resultados negativos.

Mientras se realizaba la tarea de policías y gendarmes, en el área siniestrada los brigadistas del Servicio Provincial de Manejo del Fuego y del Servicio Federal de Manejo del Fuego, siguieron con la tarea de extinción del incendio que comenzó el domingo y fue controlado a mediados de semana.