El director bonaerense de Epidemiología, Iván Insúa, afirmó que la hipótesis inicial sobre la aparición de 290 casos de gastroenterocolitis en la localidad bonaerense de Berazategui en una semana es que “la fuente de contaminación es el agua”, pero señaló que también existe una “evidencia muy fuerte” respecto de que hay “una bacteria”. 

El directivo expresó que el diagnóstico con el que llegaron a la zona era de “un brote comunitario viral”, y que luego se entendió que no se trataba de un “brote de diarrea viral sino de uno de diarrea bacteriana”.

“Diversas áreas del Ministerio de Salud de la provincia se han acercado a la zona para hacer los estudios correspondientes”, indicó Insúa y agregó que de los análisis a los pacientes se pudo rescatar que “se trata de una bacteria”. 

La alarma se encendió cuando el pasado fin de semana una niña de cuatro años murió por un caso de gastroenterocolitis y luego aparecieron 290 casos atendidos en el Hospital Evita Pueblo de Berazategui y otros en el Isidoro Iriarte de Quilmes,

Esta situación llevó preocupación en los vecinos que especularon que la contaminación había sido producto de la rotura de un caño de agua, en tanto que Insúa declaró que aún, no concluídos los estudios, “no tienen evidencia” de ese motivo. 

Asimismo, declaró que la hipótesis sobre “la fuente de contaminación del agua” se entiende en el marco de “la dispersión que tienen los casos en el territorio y especialmente por la concentración a nivel de la zona central de Berazategui”.

“En principio, las medidas que estamos tomando están dirigidas fundamentalmente a frenar la transmisión y a contener el brote”, alertó el directivo. Para el primer punto, remarcó que ayer estuvieron trabajando con el Ministerio de Educación, y así se decidió la suspensión de clases por 48 horas en 65 establecimientos escolares que se encontraban en la zona, donde se concentra la mayor cantidad de casos.

“Este mediodía vamos a hacer una capacitación a 160 docentes para informarlos y ver de qué manera podemos cortar la cadena de transmisión para cuando, si están dadas las condiciones, los chicos se reincorporen el lunes a las clases de manera segura“, enfatizó. 

Las medidas que recomendaron a la población son las mismas que “para cualquier otra enfermedad de transmisión hídrica, como por ejemplo, el cólera. Se recomienda el uso de agua que esté clorada con dos gotas de lavandina por cada litro de agua”, precisó el funcionario de la cartera de salud.

Asimismo, señaló que el agua debe ser hervida antes de ser consumida, “las frutas y verduras no se deben consumir crudas, sino hervidas”, y que la gente se lave las manos con jabón y agua clorada. En relación con la muerte de la niña, Insúa explicó que están trabajando “sobre las historias clínicas para determinar si el deceso se encuentra dentro de este brote”.