La Justicia de Sudáfrica condenó a penas que suman 85 años de cárcel a seis miembros de una organización de caza furtiva de rinocerontes y tráfico del cuernos, informó hoy la autoridad nacional de parques naturales de ese país (SANParks).

Los cazadores furtivos fueron juzgados en el Tribunal de la Magistradura de Louis Trichardt, en la provincia norteña de Limpopo, por matar a un rinoceronte blanco en el Parque Nacional de Mapungubwe y arrancarle el cuerno en julio de 2014.

Entre los condenados están el cazador furtivo que disparó al animal, sus asistentes -que transportaron el cuerno hasta el vecino Mozambique- y la persona que lo vendió. Cinco de ellos recibieron una condena de 15 años cada uno, mientras que el sexto deberá pasar 10 años entre rejas.

Estamos satisfechos con la sentencia”, dijo en un comunicado el portavoz de SANParks, Reynold Thakhuli, que lamentó que el caso tardara dos años en resolverse. Sudáfrica tiene más del 90 por ciento de la población mundial de rinocerontes blancos, estimada en unos 20.000 ejemplares, y un 40 por ciento de la población de rinocerontes negros, que se sitúa en unos 5.000 animales.

Un total de 1.175 rinocerontes fueron cazados durante 2015 en Sudáfrica por empresas que llevan personas de todo el mundo que pagan fortunas para poder dar muerte a uno de estos animales. La cifra supuso la primera reducción respecto al año anterior en el número de ejemplares muertos a manos de cazadores furtivos desde 2007, cuando tan solo se registraron 13 bajas.

Desde entonces, la cifra aumentó notablemente hasta alcanzar los 668 en 2012 y los 1.215 animales abatidos en 2014. Este sentencia quiere sentar jurisprudencia y ser ejemplar para que los cazadores piensen dos veces antes de programar un safarí.